Rechazada la querella por el sacrificio de Excalibur

Rechazada la querella por el sacrificio de Excalibur. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid no investigará si se cometió un delito y entiende que el Partido Animalista Contra el Matrato Animal debiera haber acudido a la “vía Contencioso-Administrativa” y no a la Penal. En su resolución no admiten a trámite la querella “de conformidad con el artículo 313 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al no constituir delito los hechos en los que se funda”

Los magistrados de la Sala de lo Penal  en sus deliberaciones y su final decisión entienden que no se puede atribuir al Consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez, la comisión de un delito cuando ordenó el sacrificio del perro Excálibur, la mascota de Javier Limón y Teresa Romero cuando se conoció que la tecnico de enfermería había sido contagiada por el virus del ébola.

La reparación de un acto administrativo no es materia penal y, por lo tanto, obtejo de querella

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid asegura en su resolución que en el momento en que la Comunidad de Madrid dictó la orden de sacrificar a Excalibur, esta  pasó por el juzgado Contencioso-Administrativo Nº 2 quien autorizó la entrada en el docimicio de Teresa Romeero y Javier Limón para proceder a ejecutarla.

Asimismo, los jueces subrayan que el titular de ese juzgado no apreció ilegalidades flagrantes en el proceso y por eso rechazan la querella del PACMA y resuelven que la reparación de un acto administativo no es materia penal.

PACMa presentó la querella porque entiende que la resolución de la Consejería de Sanidad vulneró, entre otros, el artículo 12 de la Ley de Protección de los Animales Domésticos de la Comunidad de Madrid, al ordenar el sacrificio sin tener un diagnóstico previo de enfermedades transmisibles.

El fallo puede ser recurrido por las partes en un plazo de tres días. Además de estas acciones emprendidas por el PACMA, Javier Limón y Teresa Romero tienen abierto un proceso de reparación patrimonial contra la Consejería de Sanidad por la muerte de su animal.