Redes de violencia machista

Los smartphones nos hacen la vida más fácil, pero si no tenemos cuidado pueden nos la pueden hacer  imposible. Es lo que les ocurre cada día a miles de adolescentes, chicas jóvenes con acceso a la formación, con todas las herramientas a su alcance para comerse el mundo  que sufren cada día la tiranía de sus igualmente jóvenes novios, que con las mismas oportunidades, herramientas y contextos eligen seguir los peores modelos de conducta y ejercer la violencia a través del dichoso aparatito.

maltratro movil 13038

FOTO: corrienteroja.net

PRUEBAS DE “AMOR”

Activar la geolocalización para tenerlas constantemente vigiladas es una de las exigencias más comunes, otras pasan por conocer las claves de acceso a las redes sociales para controlar con quienes se relacionan, llegando incluso a suplantar sus personalidades para aislarlas de todo aquel que pueda alertarlas y alejarlas de la espiral en la que las introducen poco a poco.

Pero este tipo de violencia no se limita al mero control en el sentido estricto del término, existen métodos más sutiles de control, aunque no menos comunes. Se trata de algo tan viejo y tan vil como el chantaje. Muchos de estos jóvenes (y no tan jóvenes) se sirven de la posibilidad de difusión de material sensible de las chicas para seguir sometiéndolas Hablamos de fotografías y vídeos comprometidos, de contenido sexual, que amenazan con hacer públicos en caso de que en algún momento ellas se nieguen a cumplir con determinados deseos. Así, las jóvenes que sufren violencia de ésta índole se sienten atadas de pies y manos, atrapadas en relaciones tóxicas de las que no saben cómo salir, porque, en muchos casos además, sienten vergüenza.

DATOS QUE DUELEN

En Cataluña,  según datos publicados por los Mossos d’Escuadra, las agresiones por violencia machista en el ámbito de las redes sociales han aumentado un 56% en el último año.

Algunas instituciones como el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) , han puesto en marcha campañas para prevenir este fenómeno en boga.  Con ‘Sí es amor’ pretenden continuar con una campaña ya lanzada el año pasado bajo el lema ‘No es amor, rompe con la desigualdad’, destinada a promover relaciones sanas, basadas en el respeto entre la juventud andaluza. Estas campañas pretenden también educar a los jóvenes, no sólo a ellos, también se quiere que ellas aprendan a reconocer y detectar una situación de maltrato, ya que no siempre las jóvenes son conscientes de estar siendo sometidas a ello. Según un informe realizado por el IAM, llamado Andalucía detecta, un 25 % de los jóvenes andaluces  considera que el lugar de la mujer está en casa, cuidando de su familia.  Una de las cosas más escalofriantes es que alrededor del 20% de las mujeres jóvenes estarían de acuerdo con ésta afirmación. Además, muchos de ellos consideran que no es ‘propio de hombres’ hacerse cargo de las tareas del hogar. Sin lugar a dudas, éste tipo de pensamientos son un caldo de cultivo tremendo que puede desembocar en situaciones de maltrato y sometimiento , como mínimo, psicológico.

libres_app 13038   sí es amor 13038

PREVENIR EDUCANDO

Según el estudio Evolución de la Adolescencia española sobre Igualdad y Prevención de la Violencia de Género en los últimos tres años se ha experimentado un incremento de los porcentajes de las que  chicas que han reconocido  haber sufrido  maltrato a través de las nuevas tecnologías de la información.  Un 61% de las jóvenes han sido víctimas de la violencia machista a través del móvil y las redes sociales y un 25,1%  afirman ser controladas por su pareja a través de su smartphone.

Este estudio da las claves para prevenir este tipo de situaciones y la principal de ellas es la educación, porque el sexismo se aprende. Sirviéndose de las mismas herramientas el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales ya lanzó el año pasado una aplicación llamada ‘LIBRES’ para ayudar a detectar los primeros síntomas de maltrato.

si es amor II 13038 no violencia de género 13038

| Mujer, Noticias, Reportajes |