Cuatro mandarinas al día y ¡adiós al cansancio!

En esta época del año seguro que todos nos hemos encontrado con el olor característico de las mandarinas, y es que esta fruta de temporada esconde multitud de razones por las que deberíamos disfrutar de ellas.

Según mujerdehoy.com las mandarinas tienen un alto contenido en agua, aportan hidratos de carbono en forma de azúcares y no contienen grasa.  Cuatro sería la cifra perfecta para complementar nuestra dieta diaria según la dietista-nutricionista Natalia Ramos Carrera, asesora de NaranjasKing.com.

Ocho razones por las que tomar cuatro mandarinas al día

1. Más vitaminas A que las naranjas: tienen la misma cantidad energía que los hidratos de carbono , la proteína o la grasa.

2. Valor alto de Vitamina C:  aporta un 44% de vitamina C recomendada. La naranja nos aporta un 62 % pero no olvidemos que hablamos de varias piezas de fruta, no sólo de una.

3. Afronta el cansancio: disminuyen el cansancio y la fatiga gracias a que mantiene la función normal de nuestro sistema nervioso e inmunológico.

4. Antiedad : su vitamina C actúa de antioxidante y ayuda a proteger las células frente al daño oxidativo. También nos ayuda  a la formación de los huesos, encías, dientes, cartílagos, pie… No sólo nos ayudan a no envejecer, también nos embellecen.

5. Absorbe mucho mejor el hierro 

6. Son recomendadas en muchas dietas: La Sociedad Española de Nutrición aconseja tomar tres piezas de fruta diarias y afirma que una de ellas debería ser un cítrico. Por lo tanto será muy fácil cumplir el reto de las cuatro mandarinas, en cualquier caso, siempre podremos tomar un zumo de esta golosina en forma de fruta.

147975343

7. De todas las formas posibles: aparte de las dos maneras explicadas anteriormente, la mandarina también puede ser un ingrediente de una ensalada, una salsa o una receta de carne y pescado.

8. Cómoda: tamaño reducido, fácil de pelar y sin necesidad de temperatura exacta.

Ahora que conocemos todas sus ventajas, podremos disfrutar aún más, o comenzar a hacerlo, de la fruta favorita en el otoño y el invierno.