Sáenz de Santamaría: “No habrá indulto para Fabra”

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido terminante: el Gobierno ha rechazado la petición de indulto presentada por Carlos Fabra, ex presidente de la Diputación de Castellón y presidente provincial del PP. El Gobierno ha desestimado esta petición de indulto junto a otras dos mil solicitudes, en una reunión del Consejo de Ministros en la que sí se han aprobado siete. Entre los indultos denegados también se encuentra el del ex presidente del Sevilla Club de Futbol, José María del Nido, ya en prisión, que desde la cárcel había promovido una recogida d firmas en la ciudad de Sevilla para apoyar su petición.

El popular Carlos Fabra había presentado el pasado mes de agosto ante el Ministerio de Justicia la solicitud de indulto trashaber confirmado el Tribunal Supremo la sentencia del tribunal que le condenaba a cuatro años de prisión por el caso Naranjax.

Tras la petición de indulto, La sección primera de la Audiencia de Castellón acordó  la suspensión de la ejecución de la pena de prisión mientras los abogados de Carlos Fabra tramitaban la petición de indulto ante el Ministerio de Justicia. Ahora, tras la denegación de la petición del popular, se deberá reactivar el ingreso en la cárcel para cumplir la condena.

Carlos Fabra fue condenado por la Audiencia de Castellón en noviembre de 2013

Carlos Fabra fue condenado por la Audiencia de Castellón en noviembre de 2013, a cumplir cuatro años de prisión por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, a una multa de 693.074,33 euros y a indemnizar a Hacienda con la misma cantidad por el total de la cuantía defraudada durante los ejercicios 1999, 2000, 2002 y 2003 más intereses los legales.

La sala apreció la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, a pesar de que la mayor parte de los retrasos producidos era producto de ‘argucias’ procesales de la Defensa que en todo momento siguió como estrategia la dilación del proceso. La petición de cárcel para Fabra por parte de Fiscalía era de 13 años de prisión, también solitaba una multa de 1,98 millones de euros y una indemnización de 693.000 euros.

Carlos Fabra ha sido objeto de atención mediática precisamente por la lentitud de su proceso, por la naturaleza de las graves acusaciones que pesaban sobre él, por ser el padre de la diputada Andrea Fabra – famosa por haber gritado en el hemiciclo del Congreso de los Diputados la tristemente famosa frase ‘que se jodan’ referida a los parados tras haberse registrado el resultado de una votación que recortaba las prestaciones para estos – y ser el suegro del ex consejero Güemes, miembro del gobierno de la Comunidad de madrid, relacionado con un escándalo relativo a la privatización de la sanidad madrileña y su pertenencia a una sociedad beneficiaria de tal privatización.