UNICEF reclama ayuda para los niños de Irak y Siria

UNICEF lanza un llamamiento desesperado para reunir medios y fondos y poder atender este invierno las necesidades básicas de los niños, las primeras víctimas de la violencia armada en las zonas del Oriente Medio castigado por la guerra y la violencia terrorista. UNICEF realiza múltiples campañas para recoger ayuda humanitaria y atender a la población infantil en situaciones de emergencia.

Al sufrimiento que provocan los duros enfrentamientos armados que se producen en los conflictos en la región, pronto se sumará la llegada del invierno como nuevo problema para la supervivencia de la población civil, la víctima menos protegida de la situación que se padece principalmente en Siria e Irak.

No se atisban soluciones a los enfrentamientos armados, por el contrario, día a día se reproducen y no hay un horizonte previsible de paz antes de que el frío cause estragos en los campos de refugiados y entre aquellos que ni siquiera llegan a tener cobijo en ellos y están a la intemperie del frio, el hambre, las bombas y las balas.

A las milicias rebeles, el Estado Islámico, las fuerzas gubernamentales de Irak, siria y la frontera turca, donde combaten a los rebeldes radicales yihadistas, los peshmergas turcos, se suma ahora, en una nueva versión de la historia, el General Invierno, está vez de Oriente Medio, cuyos efectos pueden llegar a ser terribles si la denuncia que realiza sobre la escasez de suministros no encuentra respuesta.

Los niños de las zonas en devastación están en el centro del problema y la escasez de fondos económicos la causa que lo provoca, esto último va unido a las ya difíciles condiciones en las que se tienen que hacer los repartos de material para atenderlos por la dificultad de acceso a ella.

 

UNICEF ha lanzado un llamamiento internacional urgente

 

UNICEF ha lanzado una alerta internacional. La organización de las Naciones Unidas para la protección de la infancia es rotunda: “Después de todo lo que hemos sufrido a causa de los conflictos de Irak y Siria, el inicio del invierno y el creciente número de familias desplazadas harán que muchos niños en toda la región necesiten desesperadamente ayuda“, según ha informado Maria Calivis, la directora regional de UNICEF en Oriente Próximo y el Norte de África.

Si bien ya han comenzado la distribución de la ayuda humanitaria los niños en situación de riesgo de la región dando cobertura a más de un millón de niños, el horizonte inmediato, si no hay una solucióna los enfrentamientos civiles y militares, escapará definitivamente de su control por falta de fondos y ayudas.

En Siria, donde la revuelta con el Asad se prolonga ya más de dos años y donde tiene su origen una de las patas clave del Estados Islámico, y donde la guerra es muy cruenta, según cálculos de la UNICEF, 400.000 niños desplazados necesitan atención humanitaria, pero ellos solo pueden cubrir las necesidades básicas de poco más de 200.000, mediante la distribución de paquetes de ayuda para pasar el invierno en puntos estratégicos como las ciudades Homs y Alepo –brutalmente castigadas por los combates – y las de Tartús y Qamishly.

En el vecino Irak, donde la situación de violencia se reproduce de igual modo que en Siria, la organización para la infancia de la ONU, Unicef, ha repartido en torno a 223.000 paquetes de ayuda humanitaria cuando la ayuda debería llegar a una población infantil de más del medio millón que hay en la zona kurda.

Las necesidades humanitarias son más fuertes que nunca y los conflictos en la zona son difíciles”, según ha informado Paul Molinaro, jefe de suministros de UNICEF. “Para alcanzar nuestros objetivos, hemos tomado varias medidas, incluso la obtención, en negocios locales, de provisiones para que los niños pasen el invierno“.

En un comunicado distribuido por UNICEF, se informa de que la organización repartirá paquetes de ayuda humanitaria a más de 100.000 niños en las zonas críticas, mientras que otros 75.000 niños dispondrán de  unos cupones para conseguir ropa en los mercados de las localidades de la zona. Entre los materiales que repartirá UNICEF se encuentran sábanas de plástico y mantas aislantes para combatir el frio.

UNICEF también atiende a la población infantil de Jordania, donde los suministros de ayuda humanitaria alcanzarán  a 72.000 niños. Además, en este país repartirán 54.500 cupones de ropa. En la zona de la frontera turca con Siria, la ayuda se distribuirá a 100.000 niños, especialmente para los refugiados que provienen de Kobane, la ciudad asediada por el Estado Islámico.

Cada año crece la necesidad de dar respuesta a la situación que afecta a la infancia de Oriente Medio porque cada año son más devastadores los efectos de las crisis políticas y religiosas que derivan en conflictos armados con la población civil como telón de fondo. Si en 2013 la población infantil afectada por los conflictos era de cinco millones trescientos mil niños, hoy la cifra pasa los siete millones, según UNICEF.