Imputada la Infanta Cristina por dos delitos fiscales

La infanta Cristina continuará imputada, así lo ha anunciado el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares. Se sentará en el banquillo acusada de dos delitos fiscales, para ser juzgada en el marco del caso Nóos. Por otra parte, se archiva la imputación por delito de blanqueo de capitales.

La imputación por dos delitos contra la Hacienda Pública se basa en el papel que ejerció en la sociedad Aizoon, de la que es copropietaria al 50 por ciento junto a su marido, Iñaki Urdangarin, quien habría utilizado esta empresa para defraudar hasta un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF correspondientes a los años 2007 y 2008.

Así mismo deberá responder como responsable civil por haberse lucrado de las actividades presuntamente ilegales que se le imputan a su marido. El fiscal de caso, Pedro Horrach, la considera “responsable civil a título lucrativo” y pedirá a la pareja una multa ‘solidaria’ superior al medio millón de euros.

Multa a la Infanta Cristina equivalente al dinero gastado

La cuantía de la multa equivaldría a los presuntos gastos que se realizaron de manera ilícita a cargo de esa sociedad familiar y que han sido objeto de investigación fiscal, sobre todos los relacionados con las reformas que se hicieron en la vivienda habitual de Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón en el lujoso barrio barcelonés de Pedralbes.

A pesar de que manifestó en sus declaraciones ante el juez Castro que nunca realizó labores de administración en Aizoon,  y con independencia de que fuera consciente o no del origen de los fondos de la sociedad, quedó documentado en el sumario con facturas y movimientos de una tarjeta de crédito a su nombre expedida por la sociedad,  que la infanta Cristina pagó con dinero de Aizoon todo tipo de gastos privados.

Gastos que pasaron de los costes de fiestas familiares, comidas, hoteles, viajes o regalos.