La estafa de “la llamada perdida”, ¿cómo evitarla?

La Oficina Municipal de Información ha alertado al consumidor sobre una estafa que se está produciendo en el ámbito de la telefonía móvil según la cual, a través de una “llamada perdida”, se inicia un proceso por el que se nos cobrarían servicios Premiun no contratados con cargos que pueden llegar a los 1.500 euros.

La estafa consiste en que el usuario de teléfono móvil recibe en el móvil hasta un máximo de tres tonos y después se corta la comunicación, quedando el teléfono de la llamada entrante como una “llamada perdida”. Si el usuario posteriormente devuelve esta llamada al número que le ha quedado reflejado en su teléfono, salta un contestador con una grabación en la que se nos indica que tenemos un mensaje o un paquete por recibir en nuestro domicilio y que debemos enviar un SMS con la palabra “buzón” para obtener dicho envío.

recomendaciones para evitar la estafa

Por la llegada de nuevas estafas y el seguimiento de las que siempre han estado, se ofrecen una serie de recomendaciones para evitar esta estafa así como extremar la precaución sobre la devolución de las llamadas perdidas que podamos encontrar en nuestro teléfono móvil, los fraudes en Internet y en las nuevas tecnologías.

– Desconfiar de los anuncios en los que el precio del alquiler sea desmesuradamente bajo.

– Consultar el número de personas que han alquilado anteriormente el inmueble, así como sus comentarios y opiniones.

– Si va a realizar algún alquiler de vivienda para las vacaciones, se recomienda comprobar si la persona que se dice arrendadora es realmente la dueña del piso o vivienda (por ejemplo consultando al registro de la propiedad).

– No es aconsejable el pago de la cuantía total por adelantado. En caso de que se exija el pago de una fianza por adelantado o bien el pago de la cuantía total, es recomendable asegurarse de que la propiedad es de quien se dice que es. En su caso, entregue siempre la mínima señal posible.

– Antes de pagar nada, y si es posible, comprobar in situ que lo ofertado por la propiedad del inmueble se corresponde con la realidad (entorno del inmueble, cercanía a la playa, estado de la vivienda, etc.)

– Siempre será mejor pagar el día de entrada a la vivienda, con la parte arrendataria o representante presentes, a realizar una transferencia bancaria, siendo el método más inseguro de pago el envío de remesas de dinero a una determinada dirección. Será también una garantía que el propietario acepte tarjetas bancarias de crédito (los bancos disponen de mayores medidas de seguridad y pueden revocar las mismas durante un plazo de tiempo determinado).

– Si el modo de contacto con la parte contratante es por teléfono móvil, intente guardar todos los mensajes hipotéticamente recibidos y enviados, así como el número de teléfono.

– Para evitar la posible inclusión de cláusulas abusivas, si realiza un contrato por escrito, revise cuidadosamente el mismo, incluso facilitando que un profesional experto lo visualice.

– Solicite a la persona que realiza la oferta del apartamento que, si es posible, le envíe un compromiso de contratación o cualquier documento que acredite ese compromiso de alquiler.

– Si tramita la gestión del alquiler con una agencia inmobiliaria, si es posible, escoja siempre la que esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo.

– Siempre se recomienda no admitir envío de llaves por correo o por mensajería, sino que alguien se encuentre en el propio apartamento para entregarlas a la persona usuaria.

– Una vez ya en el apartamento o inmueble, es aconsejable hacer un repaso de la vivienda con la parte arrendadora para comprobar el estado de la vivienda y de los electrodomésticos, recomendándose la realización de un inventario de enseres y comprobación de su estado.

– Si se encontrara algún desperfecto, comunicarlo inmediatamente al propietario.

– No nos podrán cobrar conceptos de suministro de agua, ni de electricidad, ni de recogida de basuras, ya que estos gastos correrán a cargo de la titularidad de la vivienda.

– Siempre es conveniente guardar todo tipo de facturas, folletos publicitarios, contrato y resto de documentos, por si fuera preciso su aportación en una hipotética reclamación o denuncia.

| Noticias |