Jamie Cullum ilumina Madrid

Un público que ocupaba las butacas poco a poco esperaba expectante la llegada de Jamie Cullum. La oscuridad se hizo en el Teatro Price, un saxofón entonaba los primeros acordes que anticipaban una noche catártica. El artista británico entró en el escenario con fuerza e impulsado por la ovación del público que acudió con ganas de disfrutar.

Este artista que se ha convertido en un referente vocal en el mundo del jazz y un virtuoso con el piano y con lo que se le ponga por delante, supo aguantar un nivel estratosférico y poner en pie a todo el público. Un repertorio en el que cupieron todo tipo de registros y en el cual la participación de un acompañamiento sublime, consiguió un ambiente inmejorable.

Cullum cantó, tocó,  e incluso se atrevió con el Beatbox, sin olvidar su conocida percusión de acompañamiento en la tapa del piano. Cercano al público hasta el punto de bajar a cantar entre las butacas varios minutos conectó con la gente desde el primer momento.

El público de Madrid estaba eufórico y el artista pidió que se acercaran al escenario para encarar sus últimos temas con el calor del respetable. La banda se despidió pero el público de la capital no estaba dispuesto a marcharse a casa. Golpes en el suelo y gritos solicitaban un bis. En consecuencia Jamie Cullum no sólo entonó una canción más, sino que regaló al público más de 20 minutos, sólo con su piano.

Los críticos podrán poner en duda el nuevo concepto de Jazz que quiere trasladar Jamie Cullum, pero lo que nadie puede cuestionar es que la magia invadió el teatro y que el micrófono y el piano son extensiones de su cuerpo.

Category: Cultura, Noticias