El veto ruso machaca el mercado hortofrutícula

La fruta, ese alimento que no falta en casa y que esconde una problemática internacional que a largo plazo notaremos en nuestro bolsillo. El veto de Rusia a las exportaciones europeas como respuesta a las sanciones impuestas por Europa, está poniendo patas arriba el mercado hortofrutícola que se resiente a un ritmo vertiginoso.

Pero más allá de Europa está España, el primer exportador de la Unión Europea nota los efectos de esta crisis política en primera persona, el enfriamiento de las relaciones está agravando una crisis de precios que arrastran desde hace varios años.

Los mayoristas de todos los campos de este mercado están buscando alternativas para salvar los efectos negativos que este conflicto les está trayendo y achacan la bajada de precios y exportaciones a diversos factores

Otros de los empresarios del sector consideran este mercado sustituible y pretenden abrir fronteras que subsanen de alguna manera el agujero producido por el veto ruso. La especialización es la alternativa que otros toman para poner de cara esta problemática.

Ante la pasividad gubernamental y la posibilidad de una nueva política agraria que haría que los propios agricultores pagarán de una forma directa las tensiones, los expertos y los pequeños empresarios esperan que no se lleve a cabo y puedan levantar cabeza.

La esperanza es lo último que se pierde, a pesar de este colapso, pequeñas ventanas se siguen abriendo para intentar retomar esta relación. Al menos así lo intentan los primeros en el proceso de venta, los agricultores. Empresarios rusos y españoles no cortan de raíz su relación.

Tras el cierre de la Feria hortofrutícola Internacional, un referente a nivel internacional, la sensación de incertidumbre es la más extendida en todo el sector que sigue esperando una resolución favorable.

las consecuencias de las decisiones políticas de los gobiernos con respecto a la geopolítica internacional provocan resultados que dejan a los productores en situación de evidente deterioro. De la crisis Unión europea-Rusia por Ucrania, de momento, no hay novedades.