Freno al recorte de ayudas planteado por el alcalde de Vitoria

El parlamento vasco mueve ficha para frenar al alcalde de Vitoria , Javier Maroto, y sus intenciones de recortar las ayudas a los inmigrantes. La iniciativa consiste en reformar la normativa para que ningún alcalde pueda auspiciar una Iniciativa Legislativa Popular. Se debatirá en los próximos meses.

Esta, la de impulsar una ILP que consiga 30.000 firmas, es la fórmula que el alcalde de Vitoria, el popular Javier Maroto, ha anunciado para endurecer los requisitos necesarios para que los inmigrantes que vivan en su ciudad puedan acceder a ayudas como la Renta de Garantía de Ingresos.

Según anunció Maroto, esta iniciativa no solo afectaría a inmigrantes sin permiso de residencia, sino también a los condenados por delitos graves, a aquellos que no hayan cotizado nunca a la Seguridad Social o no tengan diez años de empadronamiento en la ciudad.

Investigado por la Fiscalía

Javier Maroto ya protagonizó este verano un escándalo político cuando acusó a los inmigrantes magrebíes de “vivir de las ayudas sociales y de no querer trabajar”. Unas declaraciones que fueron objeto de una investigación de la Fiscalía por un presunto delito de racismo, que esta a la espera de que el alcalde remita las alegaciones en su defensa Del mismo modo, SOS Racismo presentó una denuncia contra Javier Maroto por un delito de incitación al odio.

La iniciativa parlamentaria planteada por los socialistas entiende que los representantes políticos cuentan con cauces suficientes para poder promover cambios legislativos y, por lo tanto, hay que reservar este tipo de mecanismos para la sociedad civil. Por ello, pretenden que ningún miembro del Gobierno, del Parlamento, de las tres Juntas Generales o los alcaldes puedan valerse de este mecanismo.