El ébola en la valla de Melilla

Estos días ha vuelto la actividad intensa a la valla de Melilla. Inmersos en la crisis sanitaria que ha sacudido el país desde el pasado 6 de octubre, los subsaharianos siguen intentando acceder a nuestro país sin pasar por las fronteras controladas por Sanidad. La epidemia de ébola lleva tiempo azotando África y no ha sido hasta ahora, que ha explotado este tema en España, cuando ha empezado a preocupar que los inmigrantes pudieran hacer llegar la enfermedad por este canal, cuando de existir está amenaza, lo haría desde mucho tiempo atrás.

Desde la delegación del gobierno en Melilla nos informan de que todos los inmigrantes que logran cruzar la valla y son detenidos y trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) son sometidos a exhaustivos controles sanitarios en los que se les hacen las pruebas pertinentes para el diagnóstico de enfermedades especialmente comunes en sus lugares de origen y también controles más básicos que implican la medición de la temperatura y la revisión del estado físico general que presentan, por lo que los riesgos estarían controlados.

Los agentes de la Guardia Civil que desarrollan su labor en la valla de Melilla así como los que se mueven a lo largo de todas las fronteras de España están recibiendo charlas informativas con ciertos protocolos de actuación sobre todo basados en la higiene y en medidas preventivas, pero no se les ha dado más material que mascarillas y guantes de plástico según ha informado la propia Guardia Civil a Irispress.