Dallas: La mascota es un perro, como Excalibur, pero podría vivir

La mascota de la enfermera norteamericana infectada por el ébola en Dallas esta siendo monitorizada por las autoridades veterinarias del país. Carleen Guerrero, vecina de la enfermera, que dice estar muy preocupada por el perro de la mujer y por su seguridad, afirma “me gustaría saber que no van a tomar una decisión rápida y sacrificar al perro”, según ha sabido Iriispres a través del diario de Texas, The Dallas Morning News. Y al parecer, al contrario de lo que sucedido en España con el perro Excalibur, así será.

El alcade de Dallas ha decidido que la mascota, un perro, sea analizada y estudiada antes de tomar otra medida, como proceder a su sacrifico por alerta animal, tal y como se decretó con el perro Excálibur, la mascota de Teresa Romero y de Javier Limón, al que tras una controvertida decisión judicial y por orden de la Comunidad de Madrid, a pesar de la gran polémica desatada y de la resistencia de una parte importante de la opinión pública, organizaciones animalistas y el PACMA, le fue aplicada la eutanasia sin haber comprobado siquiera si estaba contagiado.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, protegerá la vida del perro de la enfermera

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, que ha comparecido ante los medios de comunicación nada más confirmarse el positivo por ébola en la enfermera de esta ciudad que atendió a Eric Duncan -fallecido por el virus el pasado miércoles- es quien ha dado la noticia.

Rawlings ha comentado que teniendo conocimiento de que la enfermera infectada poseía un animal doméstico, el consistorio se ha hecho cargo de la misma. No ha precisado de qué animal de compañía se trata, pero si ha comentado que se están realizando los estudios precisos para comprobar si ha sido contagiado por el virus y, que por el momento, no ha dado signos de estar enfermo. Han sido los propios vecinos quienes han confirmado que se trata de un perro

Tanto la CBS como el diario The Guardian, han destacado la diferente manera de actuar que han tenido en el caso de las mascotas de los afectados las autoridades norteamericanas de las españolas, que no dudaron en aplicar la eutanasia a Excálibur sin haber hecho un diagnóstico previo de contagio. La noticia del sacrificio del perro de Teresa acaparó titulares en la prensa norteamericana.

Desinfección, precinto e información directa a los vecinos

Asimismo, en un mensaje dirigido a tranquilizar a la población de Dallas, el alcalde además de anunciar las medidas adoptadas por el consistorio como desinfectar el piso de la contagiada anunció que se iba a informar por técnicos municipales a todos sus vecinos del porqué se iban a encontrar el apartamento precintado.

Carleen Guerrero, de 41 años, vive con su esposo  en un apartamento en la avenida Marquita, de Dallas. Según el diario The Dallas Morning News ella de despertó de un golpe en la puerta, a las 5 de la mañana. “Eran muy persistente porque era las 5 am y yo estaba durmiendo”, dijo. “Yo dije ‘¿Quién es?’ Y ellos dijeron: ‘La policía de Dallas.’ ”

Según su narración, dos policías y un representante del CDC le informaron de que una mujer al otro lado de la calle había sido diagnosticada con Ebola, pero que el caso estaba contenido.

Ella dijo que no está preocupado por su salud. “Si alguien iba a tenerlo en mi barrio, era ella, que es probablemente la mejor persona porque ella es una profesional de la salud y sabía exactamente qué hacer,”

Los vecinos, alertados por la policía a las cinco de la mañana

Guerrero, dijo que se sorprendió, sin embargo, por los errores que, según ella, el alcalde cometió en la conferencia de prensa. Ella dijo que él parecía estar “torpe”, pues dio datos erroneos, incluido  el número de bloque equivocado y el momento equivocado cuando se les notificó a los vecinos.

“La información tiene que ser correcta y precisa porque dices las cosas mal y la gente se vuelve loca”, añadió Guerrero.

The Dallas Morning News

The Dallas Morning News