Tronco, el perro abandonado por estar en contacto con Excálibur, adoptado

Tronco ya tiene nueva casa. El mestizo bretón que fue abandonado por haber tenido contacto con Excálibur, la mascota de Teresa Guerrero sacrificada por orden de la Comunidad de Madrid, ha encontrado un hogar de acogida del que ya está disfrutando.

El perro, según cuenta la escuela canina Esga -quien se hizo cargo del animal- ha pasado un reconocimiento veterinario completo. Todas las pruebas demuestran que se encuentra en un estado de salud perfecto y que no es portador de ningún virus, incluido el ébola, que pueda ser contagiado a humanos.

La escuela da las gracias a Luis, el adoptante, que ha decidido permanecer en el anonimato y a las numerosas personas que se han puesto en contacto con ellos con la intención de acoger a este perro.

El dramático llamamiento saltó a las redes sociales el pasado 8 de octubre. En su página de Facebook, esta escuela manifestaba que entrenaban a un mestizo de bretón que iba a ser abandonado porque sus dueños se habían dejado llevar por la alarma social y tenían miedo.

Compañero de juegos de Excálibur 

El ‘delito’ de Tronco, haber sido compañero de juegos de Excálibur, otro mestizo adoptado en su día por Teresa Romero y Javier Limón. Tras conocerse el contagio de Teresa Romero con el virus del ébola y  el ingreso en el hospital Carlos III de ambos, ella para ser tratada y él de manera preventiva, las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid decidieron sacrificarlo a pesar de toparse con una fuerte resistencia por parte de sus propietarios y haber recogido más de 300.000 firmas solicitando que fuera aislado y no sacrificado.