Teresa Romero, empeora

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada por ébola al estar en contacto con el último misionero fallecido, empeora su estado de salud y ha sido intubada, ya que, al parecer según ha podido saber irispress, el virus ha atacado singularmente a sus pulmones, según fuentes del hospital la Paz. Esto sucede mientras continúa la polémica provocada por las declaraciones insistentes del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, que acusaba a la trabajadora sanitaria de haber ‘mentido’ y de no tener la capacidad suficiente de aprendizaje para evitar cometer errores en el uso del traje de aislamiento.

El traje del médico que la atendió le quedaba pequeño

Ayer por la noche ingresaba de forma voluntaria el médico de urgencias del hospital de Alcorcón, Juan Manuel Parra Rodríguez, para mantenerse en aislamiento tras haber tratado durante once horas a Teresa Romero. Parra Rodríguez ha escrito un informe que se ha hecho público que el traje facilitado carecía de las medidas adecuadas ya que le quedaban las mangas cortas.

Por expreso deseo de la enferma, Teresa Romero, no se facilitan partes médicos oficiales. Fuentes sanitarias informan de que mientras no sea ingresada en una Uci especial habilitada en el espacio de aislamiento, el agravamiento no implica una situación de gravedad extrema.

 polémica entre los profesionales

Todo el caso está siendo objeto de una intensa polémica que enfrenta a los profesionales del sector sanitario con la administración central y autonómica. Distintos facultativos han expresado públicamente su profundo malestar por la forma en la que se han aplicado los protocolos. A pesar de insistir desde la Comunidad de Madrid en que “los protocolos han funcionado, salvo en este caso”, los expertos sanitarios coinciden en señalar la falta de diligencia de la administración y señalar la cadena de errores continuados que han hecho posible una situación de descontrol como la actual.

En este momento, son seis los pacientes ingresados en áreas de aislamiento del Hospital Carlos III por haber tenido contacto directo con la auxiliar de enfermería infectada.