Estudiantes y gobierno de Hong Kong negociarán el viernes

La número dos del gobierno de Hong kong, Carrie Lam, y los líderes de las manifestaciones estudiantiles comienzan el viernes la ronda de negociaciones para poner fin a las protestas que paralizaron el corazón de la ciudad durante los últimos diez días.

El anuncio del comienzo de la ronda de negociaciones ha devuelto la normalidad a las calles de la isla, que se vacían de manifestantes. Las tiendas del centro vuelven a abrir y los funcionarios pueden ir a trabajar pasando por el núcleo del estallido social. Solo la calle donde se ubica la sede del  Gobierno regional permanece cortada por la presencia de jóvenes, aunque no se están produciendo incidentes.

Negociaciones complicadas

Sobre la mesa está la demanda de las fuerzas democráticas para que las elecciones a jefe ejecutivo de 2017 sean totalmente libres y abiertas. Aunque el Gobierno chino, del que depende esta antigua colonia británica desde su devolución en 1997, permitirá el sufragio universal en dichos comicios, pretende seleccionar a los candidatos más afines y vetar a los que no son de su gusto. Las conversaciones serán complicadas  ya que las exigencias de los estudiantes parecen imposibles de asumir por Pekín.

La reducción en la presencia de manifestantes en las calles  se ha debido principalmente al agotamiento y al supuesto avance que ha sufrido la historia en su favor y tras recibir un apoyo masivo por parte de la sociedad, según destacan los medios locales y los propios estudiantes.

La denominada “Revolución de los Paraguas” ha sido un evento sin  precedentes, hasta el momento los ciudadanos no se habían movilizado para exigir democracia debido a la dura represión policial a la que el pueblo chino ha sido sometido a lo largo de la historia. Fechas como la de las protestas de la plaza de Tiananmén han resonado a lo largo de la historia.