Ébola: claves que debes saber

¿Cómo se contagia el ébola?

El ébola se contagia por contacto de animales salvajes enfermos o muertos a personas y entre estas por contacto a través los fluidos corporales del enfermo: saliva, heces, sangre, semen, sudor. En el caso de la auxiliar de Madrid, podría ser por contacto con residuos o por fallops en el traje protector, es decir, en los protocolos de seguridad

¿Cuáles son los síntomas?

El periodo de incubación del ébola puede llegar al menos hasta 21 días, pero este puede ser mayor. Los síntomas son: malestar general, pérdida de apetito, cansancio, fiebre alta, vómitos, diarrea acuosa, erupciones cutáneas, dolores musculares, cefaleas, hemorragias internas.

¿Cuál es el tratamiento?

Entre un 10% y un 50% de los enfermos de ébola se recupera tras recibir cuidados intensivos contra la deshidratación, sueros intravenosos y solución oral con electrolitos. Hay un suero experimental que se ha mostrado efectivo en algunos casos: el ZMapp, pero está en fase de pruebas y agotado. El tratamiento es paliativo y la tasa de supervivencia tiene que ver con la capacidad de cada enfermo para recuperarse


¿Tiene cura?

Se puede curar, pero hasta el momento no por un tratamiento farmacológico especifico de retrovirales. Las farmacéuticas están desarrollando sueros experimentales que se están probando en seres humanos y que en algunos casos han funcionado.

¿Estamos en peligro?

El ébola está en España y dependerá de cómo se gestione el mapa de relaciones de la enferma infectada que no fue atendida de inmediato con el consiguiente riesgo de propagación.

Desde el mes de agosto hay decretada una alerta sanitaria internacional por la OMS aunque los expertos coinciden en descartar una pandemia que se extendiera por el mundo, pero para evitarla habría que haber controlado la enfermedad en los países afectados, no solo cerrar sus fronteras.

Los sanitarios han denunciado insistentemente el peligro que suponía repatriar a los sacerdotes sin condiciones absolutas de seguridad. Denunciaron la falta de protocolos eficaces, la falta de preparación del personal y la escasez de medios. No se les hizo caso.