Plata histórica de España en Turquía

La selección española de baloncesto femenino no pudo completar su brillante campeonato logrando el oro en el Mundial de Turquía, tras caer derrotada (64-77) ante Estados Unidos en una final en la que el combinado americano demostró todo su potencial ante unas españolas que logran una plata histórica.

El equipo estadounidense salió a tope y sin concesiones, como prueba de respeto a un equipo, el español, que llegaba a la final invicto y superando a todos sus rivales con holgura.

La selección española siguió fiel a sus señas de identidad, a su manera de jugar, a todas las cualidades que la permitieron llegar a la final. Quiso, en pocas palabras, volver a ganarse la medalla de plata. Y peleó, luchó. Sin volver la cara. Estados Unidos tampoco se permitió un minuto de relajación ante el ímpetu de las españolas al ver que la ventaja se estancaba, 36-56 (min.25). Y España, derrochando las fuerzas que ya había gastado anteriormente, y con Torrens anotando 10 puntos cerró el tercer cuarto con un empate a 19 (48-67).

La defensa española, necesitada del generoso esfuerzo físico de todas las jugadoras para poder funcionar, tuvo, por momentos, síntomas de colapso ante la superioridad de las estadounidenses, pero el seleccionador no consintió que bajase los brazos definitivamente y que se siguiera trabajando hasta el final. Estados Unidos revalidó el título de campeón del Mundo con todos los honores, ganó por 64-77, y España cumplió con lo prometido, hizo que las norteamericanas sudasen la medalla de oro.

Con esta victoria, las estadounidenses han ganado cuatro de los últimos cinco mundiales y confirman que son las absolutas dominadoras del baloncesto femenino mundial, ya que no pierden un partido oficial desde 1994. Solo la selección francesa fue capaz de ganarle este verano en un encuentro amistoso.