Muere el dictador haitiano, Duvalier, Baby Doc

Según ha informado el ministro de Salud de Haití, Florence Guillaume Duperval, el que fuera presidente del país conocido como Baby Doc, Jean-Claude Duvalier, ha muerto esta mañana en Puerto Príncipe de un ataque al corazón.  Baby Doc, era hijo de Simone y del dictador Françoise Duvalier, Papa Doc, y accedió a la presidencia ‘vitalicia’ con diecinueve años tras el fallecimiento de su progenitor en 1971.

“La familia nos llamó esta mañana para enviar un helicóptero medicalizado después del ataque al corazón, no hemos tenido tiempo de mandarlo y trasladarlo, intentamos prestarle asistencia in situ y posteriormente se ha certificado su defunción” informó Duperval.

Duvalier, había estudiado medicina y por ello erta conocido popularmente como Baby Doc, fue presidente de Haití  hasta 1986 cuando fue derrocado por una revuelta popular. Llegó al poder con 19 años, para continuar la ‘dinastia’ brutal que inició su padre.  Su ferrea dictadura se sostuvo gracias a los Tonton macoute , fuerza paramilitar que creó su padre y que bajo su mandato llegó a planificar y ejecutar la muerte de más de 150.000 personas.El que fuera presidente de Haití había regresado por sorpresa

El que fuera presidente había regresado por sorpresa al país en 2010, cuando se produjo el terrible terremoto que asoló al país causando más de trescientos mil muertos y centenares de miles de refugiados que perdieron todo en una espantosa catástrofe humanitaria. Llevaba veinticinco años de exilio en Francia y a su regreso se le acusó de crímenes de lesa humanidad y desvio de fondos.

En 2005 Duvalier ya había anunciado su intención de viajar a Haití desde Francia  para postularse como candidato a las elecciones presidenciales del país, por el Partido de la Unidad Nacional, pero no le fue permitido ni siquiera inscribirse en el colegio electoral. En 2007, dio un discurso en francés donde pidió públicamente perdón al pueblo haitiano por las atrocidades cometidas por su dictadura, pero no encontró el eco que pretendía ni entre la población ni entre los dirigentes políticos y las personalidades con influencia social, incluyendo el presidente de la República, René Preval.

Su vida, marcada por una presidencia de terror y represión, y por el exceso y la ambición económica – se calculan su expolio a los haitianos por valor de más de ochocientos millones de dólares – ha llegado a su fin fruto de una taque al corazón y sin haber logrado establecer una reconciliación con su pueblo.

 

 

| Noticias |