Los peshmergas sirios no frenan la ofensiva de EI en la frontera con Turquía

Los peshmergas sirios, soldados kurdos enrolados en las Unidades de Potección Popular (YPG), resisten a duras penas la gran ofensiva lanzada los milicianos de Estado Islámico (EI) contra la ciudad de Kobane, a pocos km. de la frontera con Turquía.

Los duros ataques lanzados por los yihadistas sobre la ciudad desde primeras horas de la madrugada con fuego de mortero apoyando a la infantería has sido repelidos por unidades del YPG. “Nuestros heroicos combatientes lograron repeler al menos tres grandes ataques de los terroristas en los sectores este, oeste y sur”, afirmó una portavoz de la milicia del YPG.  “La resistencia continuará hasta el último combatiente del YPG”, aseguró.

Es única fuerza militar terrestre que defiende la ciudad y resiste la ofensiva de EI. Sus mandos militares han pedido a los Estados Unidos y resto de las fuerzas de la coalición internacional que intensifiquen los bombardeos contra posiciones del grupo terrorista en esta ciudad.

Los bombardeos de la pasada noche del contingente aéreo ‘aliado’ se centraron en objetivos situados en el EI en el este y el noreste de Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos se escucharon fuertes explosiones en Al Mayadeen, cerca de la ciudad oriental de Deir al Zour, y cerca de Al Rakka.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirma el recrudecimiento de la ofensiva de EI y afirma que desde primera hora del día los extremistas lanzaron unas 60 granadas contra Kobane (Ain al Arab, en árabe). No se ha dado el parte de muertos y heridos. Esta misma fuente, desmiente que los extremistas hayan entrado en Kobane.

A pesar de que gobierno turco tiene luz verde para participar en acciones militares en Iraq y Siria y que ha reiterado su voluntad de que la ciudad no caiga en poder de los yihadistas, todavía no ha decidido el papel que jugará en la coalición internacional contra EI que lidera Estados Unidos.