Límite de 3.000 euros para los proyectos de crowdfounding

El gobierno limita la participación de particulares a proyectos de crowdfounding (micromecenazgo) a 3.000 euros y el tope máximo para invertir en este tipo de plataformas a 10.000 euros al año.

Este sistema de búsqueda de microinversores para financiar proyectos empresariales esta encuadrado en el proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial aprobado en el Consejo de Ministros y que ahora comenzará su tramitación parlamentaria.

 

El crowdfounding ha sido regulado porque a juicio del titular de Economía permitirá una «desbancarización» de la economía española, pero también una norma que vele por su transparencia.

La ley distingue dos tipos de inversores en proyectos de crowdfounding, los cualificados, con una renta de al menos 50.000 euros al año y un patrimonio de inversiones financieras de al menos 100.000 euros; y los inversores no cualificados, para los que se establecen una serie de limitaciones sobre cuánto pueden invertir, con un máximo de 10.000 euros y un mínimo de 3.000 euros.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha señalado que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), junto con el Banco de España, serán los encargados de supervisar la actividad cuando ésta consista en la intermediación de préstamos.

Otro de los objetivos por los que el Ejecutivo ha querido regular este tipo de actividad es garantizar la transparencia del proyecto a financiar. Por este motivo la normativa aprobada asegura que cualquier inversor pueda tener acceso a información suficiente sobre aspectos como la propia plataforma, el promotor y las características del vehículo utilizado para captar la financiación, así como sobre todos los riesgos que implica la inversión en este tipo de proyectos.

En opinión de Guindos es la mejor forma que las inversiones en la modalidad de crowdfounding se hagan con conocimiento pleno de las condiciones por parte de sus usuarios.

Ahora será el turno de las enmiendas del resto de los partidos políticos con representación parlamentaria.