35.000 morsas atrapadas en Alaska

Las playas de Alaska se han convertido en refugio obligado para 35.000 morsas. Debieran estar diseminadas por el Ártico, pero la disminución de la capa de hielo por la temperatura de las aguas del Pacífico norte -más altas de lo que le correspondería- ha impedido su dispersión.

Este año, la población varada fue de 10.000. Ahora se ha triplicado. Son los efectos del cambio climático. (Crédito: Corey Arrardo/NOAA/NMFS/AFSC/NMML/USGS)