Ganó un No que cambiará las estructuras del Reino Unido

Los políticos de Londres se asustaron antes de los sondeos, y acudieron a Escocia a prometer más autonomía. Los lideres de los tres principales partidos británicos, en un texto conjunto y público ,se comprometieron a conceder más poderes al Parlamento escocés.

Holyrood, como se conoce la sede del parlamento escocés, en Edimburgo, fue diseñado por el arquitecto catalán, Enric Miralles, e inaugurado en 2004. Más que un edificio es el símbolo de la nueva fuerza del independentismo escocés: desde su inauguración, el SNP, el partido nacionalista escocés, no ha hecho más que aumentar su fuerza electoral

Una fuerza que fue reconocida en Londres. El primer ministro, Cameron, afirmaba en su comparecencia en Downing Street para valorar el resultado del referéndum y la victoria del “No” a la independencia, que la convocatoria era “necesaria, correcta y democrática” que era su obligación  respetar la voluntad escocesa de votar sobre su independencia.

El debate independentista quedará cerrado; el primer ministro británico espera que así sea, al menos, “por una generación” o quizás “para toda la vida”, y en palabras de Salmond, ministro principal y máximo exponente del nacionalismo escocés, “un evento único en una generación”.

Londres ha tomado nota, más del 46% de escoceses ha votado “Si”

Con el alivio de mantener la unidad territorial, Cameron, ha asegurado que cumplirá las promesas realizadas durante la intensa la campaña a favor del “No”: más autonomía, traspaso de competencias en materia fiscal y en servicios básicos, un compromiso de aplicación inmediata ya que se espera que la legislación esté preparada a principios de 2015 y que pueda aprobarse antes de mayo.

Mayor capacidad fiscal, es la gran reivindicación escocesa. Escocia goza de una prima en su financiación, la llamada distribución Barnett, que le asegura un 19% más per cápita para sus servicios públicos. Fórmula que se han comprometido a mantener. Mantener la fórmula Barnett y aumentar su capacidad de autonomía fiscal obligará a compensar a los otros territorios

Otro de los elementos del debate ha sido el sistema de salud. El texto de compromiso asegura que será el parlamento escocés quien determine el gasto en salud, el SNP se oponía frontalmente a los recortes de Londres.

Se abrirá otro nuevo asunto: la descentralización política. Londres toma nota de lo ocurrido en Escocia, y tendrá que lidiar con los otros territorios: Gales e Irlanda del Norte, además del centro político, que es Inglaterra.

El voto a los 16 años

Un cambio sustancial que ha dejado el referéndum es el compromiso en la campaña y en el voto de los más jóvenes. Las imágenes no dejaban lugar a dudas, chicas y chicos muy jóvenes comprometidos en la campaña, tanto a favor del “Sí” como del “No”. El registro de votantes dejaba un claro interés por la política, y la participación ha llegado al 84,42%, rompiendo todos los porcentajes registrados hasta el momento.