Estado Islámico utiliza a un fotógrafo secuestrado en 2012 para “contar su verdad”

Foto Internet / Redacción Irispress

“Lend me your ears” (Préstenme atención) es el título del último capítulo audiovisual de la propaganda del Estado Islámico. Para ello, utiliza un único protagonista, el fotógrafo británico John Cantlie, secuestrado en Siria en 2012. Ataviado con el traje naranja de los condenados, asegura ante las cámaras de sus secuestradores que va a revelar “la verdad” sobre el grupo yihadista.

Cantlie, colaborador de los diarios Sunday Times, The Sun y también de la AFP, afirma estar en manos del EI y reprocha  a su gobierno haberlo abandonado. El fotógrafo reconoce que habla bajo amenaza y que “no tengo nada que perder, puede que viva o puede que muera”.

Asegura que en sucesivos capítulos hablará de “hechos” que, de “verificarse”, podrían “salvar vidas”. Así, promete “enseñar la verdad que los medios occidentales tratan de esconder”. Verdades entre las que figuran unas supuestas negociaciones de países europeos con el Estado Islámico con las que consiguieron “traer de vuelta” a sus ciudadanos. Aunque no cita a ningún país.