Preguntas y respuestas sobre el referéndum escocés

 

1.- ¿Cuál es el origen del independentismo escocés?

Todo comenzó con la unificación con Inglaterra en 1707. Firmando el Acta de Unión. Los detractores sostenían que los firmantes del Acta de Unión fueron sobornados, porque Escocia necesitaba apoyo financiero y se les ofreció la condonación de las deudas contraídas por sanciones económicas. La mayoría de las cláusulas son de carácter económico. El artículo primero es el fundamento del principio político que consagra la unificación de las coronas

La identidad escocesa y la ambición de constituirse en un estado propio ha sido una constante para una parte del pueblo escocés, pretensión que ha ido oscilando a lo largo de estos años.

En 1979 se celebró un referéndum para restablecer la Asamblea Legislativa de Escocia que había sido suprimida en 1707, que no prosperó aunque la votación fue mayoritaria por el ‘Sí’ pero no se alcanzó el necesario 40% favorable. Es en 1997, cuando se consigue número  de votos necesarios para la restauración del Parlamento de Escocia.

En 1999 se inició un proceso de descentralización competencial, con el fin de buscar una salida a las aspiraciones de independencia con respecto al Reino Unido. Se constituyó un parlamento, Holyrood, y el gobierno de Escocia, con sede en Edimburgo

El Partido Nacional Escocés, SNP, ganó por primera vez las elecciones en 2007 y formó un gobierno en minoría. Este partido se creó en 1934 por la fusión de dos partidos: el Partido Escocés y el Partido Nacional de Escocia. En 2011 obtuvo mayoría absoluta.

2.- ¿Por qué se propone un referéndum?

El ministro principal escocés y líder del SNP, Alex Salmond, considera que existe una mayoría de escoceses que quiere la independencia. Necesitaba el apoyo de un referéndum para negociar un posible acuerdo de independencia con el Reino Unido.

En primera instancia, consiguió un acuerdo con el primer ministro británico, David Cameron, y se aprobó en el parlamento británico la convocatoria del referéndum.

3.- ¿Quién tiene derecho al voto?

Más de cuatro millones de personas en Escocia están registradas para votar en el referendo de este jueves. Cualquier persona que viva en Escocia y tenga más de 16 años podrá votar. 800.000 escoceses que residen en otras lugares del Reino Unido no votan, y sí pueden ejercer el voto 400.000 personas de otras regiones del Reino Unido que viven en Escocia.

4.- ¿Cuál es la pregunta?

“¿Debería ser Escocia un país independiente?”

Los votantes responderán “Sí” o “No”

En la versión original, la pregunta propuesta por el gobierno escocés era “¿Está de acuerdo con que Escocia debería ser un país independiente?”; pero la Comisión Electoral la descartó por entender que mediatizaba la respuesta a favor  del “Sí”

5.- ¿Quiénes defienden el “Sí y quienes el “No?

Sí Escocia/Yes Scotland, es la campaña oficial por la independencia.

Además del partido de la mayoría de Gobierno y colectivos diversos. Se han unido a la independencia el Partido Verde, y también la parlamentaria independiente escocesa Margo MacDonald.

Mejor juntos/Better Together es la campaña de los que quieren mantener la unión.

Varios partidos políticos y organizaciones han dado su apoyo a las dos campañas, tanto en Escocia como en el resto del Reino Unido.

Los laboristas, los conservadores y los liberales se oponen.

6.- ¿Qué pronostican los sondeos de opinión?

Cuándo se inicio el proceso, el “no” parecía la opción ganadora. Sin embargo, en los últimos días cundió la preocupación al detectarse un repunte del “sí”

Los principales lideres británicos han hecho un esfuerzo para revertir la situación, ofreciendo más autonomía y competencias a Escocia

En este momento, las encuestas parecen inclinarse por el “sí” con un muy escaso margen

7.- ¿Si gana el Sí?

El ministro principal, Alex Salmond, quiere declarar el “Día de la Independencia” en marzo de 2016 y convocar las primeras elecciones parlamentarias independientes en mayo de ese mismo año.

Sin embargo, no sería tan sencillo llegar a un acuerdo constitucional con el Reino Unido para resolver todos los asuntos que se derivarían de la nueva situación.  Entre ellas: En el ámbito de la Defensa, ya que el SNP pretende deshacerse de las armas nucleares británicas que están en la base naval de Faslane. En el ámbito financiero, en el que se deberá llegar a un acuerdo sobre la deuda nacional escocesa y el uso de la libra, al menos al principio. Así como la pertenencia o no de Escocia a organizaciones e instituciones internacionales, Unión Europea, OTAN, etc.

8.- ¿Qué ocurriría con la economía y los recursos naturales escoceses?

Los independentistas del gobierno pretenden continuar usando la libra como moneda oficial aunque altos funcionarios del gobierno británico rechazan esta posibilidad. En todo caso, advierten de que no tomarían en cuenta las necesidades de Escocia en las políticas monetarias.

Otra opción será el euro, pero dependerá de la vinculación que se establezca con la Unión Europea

El petróleo del mar del Norte es la clave para asegurar su futura economía. Para la campaña a favor de la independencia, Salmond y el SNP han asegurado que el país contará con ingresos en torno a los 13.000 millones de dólares para 2016-2017.

Pero la duda surge sobre el nivel de las reservas de los pozos escoceses. Mientras el gobierno escocés estima las reservas en 24.000 millones de barriles, otras estimaciones bajan a los 15.000 millones

9.- ¿Qué símbolos se instituirán?

No hay todavía una propuesta sobre la bandera ni otros símbolos.

Pero uno de los asuntos que preocupan es si Isabel II seguirá siendo jefa de Estado con la nueva nación. No existe una gran oposición a que tenga el mismo papel como jefa de la Common Wealth, la mancomunidad británica de naciones, que tiene su base en una asociación libre de naciones, como ocurre con Canadá, Australia, Nueva Zelanda y otros. De esta manera podrá seguir utilizando su residencia de verano, el palacio de Balmoral

10.- ¿Si gana el No?

Parece existir unanimidad en que el referéndum será el único en mucho tiempo. Tanto los independentistas como los unionistas quieren evitar el proceso de Quebec, por el que se convocan referendos cada tres años.

El propio ministro principal de Escocia, Alex Salmond lo ha descrito “como un evento único en una generación”. Aunque un  “No” dejará al  Gobierno y al SNP en una enorme debilidad dominante.

Para rebajar la tensión, el Reino Unido tendrá que entregar más poderes a Holyrood, por ejemplo, la autonomía fiscal.

Las urnas decidirán.