Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, perseguido por su pasado familiar

Foto Twitter / Redacción Irispress

Sustituirá a Herman van Rompuy al frente de la presidencia de la UE en diciembre. Pero el pasado familiar acosa a Donald Tusk, primer ministro de Polonia desde 2007 hasta la pasada semana. Su abuelo fue un activo colaborador de los nazis durante la invasión y limpieza étnica de este país. Una foto de su antepasado junto a oficiales de la cruz gamada lo persigue. Diversos medios de comunicación la han sacado a la luz y los comentarios sobre su idoneidad en el puesto han inundado las redes sociales.

Donald Tusk de 57 años inició su actividad política en el clandestino sindicato polaco Solidaridad, así lo afirma él, aunque no alcanzó relevancia política hasta que participó en la creación del partido liberal polaco en 1991 tras la caída del muro de Berlín; una formación que desapareció del mapa local en 1993 tras cosechar un rotundo fracaso electoral.

Aunque Tusk ya no abandonaría la esfera política siendo uno de los fundadores de la Plataforma Civica, partido que preside desde 2003 y ganador de las elecciones legislativas cuatro años después. Desde entonces preside el Consejo de Ministros en Polonia.

Ha llegado a la presidencia del Consejo Europeo de la mano de Angela Merkel, entusiasta de sus recetas liberales aplicadas en Polonia.