El jefe de la Guardia Civil de Melilla imputado por ‘las devoluciones en caliente’

Foto EP/ Redacción Irispress

No se puede devolver a la frontera de manera inmediata a presuntos inmigrantes ilegales detenidos en la frontera. Lo dice la Ley de Extranjería y quien lo hace comete un delito de prevaricación. Así lo entiendo el juzgado nº2 de Melilla que ha imputado por este delito al jefe de la Guardia Civil de la ciudad autónoma.

Tendrá que acudir a los juzgados el 3 de octubre para explicar los hechos ocurridos el 18 de junio y el 13 de agosto, donde un grupo indeterminado de inmigrantes subsaharianos fueron “entregados de manera inmediata a las fuerzas auxiliares marroquíes sin aplicar la legislación de extranjería”, según el auto.

Se le imputa para esclarecer “si se llevaron a cabo entregas de ciudadanos extranjeros a las autoridades marroquíes sin observar la legislación española vigente y, si esto fuera así, si tal manera de actuar pudiera ser constitutiva de infracción penal”.

Este auto forma parte de las diligencias abiertas tras la querella presentada por Andalucía Acoge, SOS Racismo y Prodein. La información hasta ahora enviada por la Guardia Civil detalla que los días de autos se aplicó un”concepto operativo” de frontera que viene funcionando desde 2005 y según el cual, “sólo se consuma definitivamente” la entrada en territorio nacional cuando el inmigrante  supera “la valla interna” y “rebasa la línea de vigilancia y contención establecida”.