Cinco horas de interrogatorio y en libertad sin medidas cautelares

Foto  EP /Redacción Irispress Cinco horas de declaración y en libertad sin que se le hayan puesto medidas cautelares. En su primera comparecencia ante el  juez Pablo Ruz, Jordi Pujol Ferrusola ha respondido tanto a las preguntas del magistrado como a la del fiscal y las acusaciones particulares. El interrogatorio ha girado en torno al cobro de “comisiones ilegales” por parte del primogénito de Jordi Pujol a cambio de su intermediación en la adjudicación de contratos públicos, hechos negados por el imputado. Del mismo modo ha tenido que responder de la actividad de sus empresas que movieron entre 2004 y 2012  más de 32,4 millones de euros, tanto en España como en otros países. Otro de los asuntos cuestionados son el origen de 15 millones de euros que se repartió en enero de 2013 con su ex mujer, Mercè Gironés.

Mercé Gironés

Mercé Gironés a la entrada en la Audiencia

Según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF),  Pujol Ferrusola habría asesorado, entre otros proyectos, en la construcción de un centro de tratamiento de residuos en México y un sistema de red eléctrica en Gabón, la ampliación de una refinería en Cartagena (Murcia), la edificación de un hotel en Ibiza o la recalificación de varios solares en Palamós (Girona) y L’Hospitalet (Barcelona). Ruz también rastrea la dudosa adquisición por parte del imputado de once vehículos de alta gama.

La siguiente persona llamada a declarar en los juzgados es su ex mujer.

El hijo mayor del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol Ferrusola, ha abandonado la Audiencia Nacional sin que se le hayan impuesto medidas cautelares después de declarar durante más de cinco horas ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que le ha preguntado si cobró “comisiones ilegales” a cambio de su intermediación en la adjudicación de contratos públicos que habrían camuflado como supuestos trabajos de asesoría.