Turquía endurece el acceso a Internet

Foto EP/ Redacción Irispress

Turquía es el último país que se suma a poner restricciones a sus ciudadanos para acceder a internet. Uno de los primeras leyes que ha firmado el reelegido presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, es la que otorga al gobierno mayores potestades para el control y cierre de las páginas web y amplia los poderes de las autoridades de telecomunicaciones.

Con la aplicación de esta norma,se concede a la Autoridad Nacional de Telecomunicaciones (TIB, que está controlada por un ex oficial de Inteligencia) la capacidad de bloquear sitios por motivos de “seguridad nacional, restauración del orden público y prevención de delitos”.

La medida no está exenta de polémica. La oposición ya ha anunciado que recurrirá la ley ante el Tribunal Constitucional al considerar que “viola los principios establecidos por el Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas” al dejar en manos del Gobierno “la privacidad de los individuos”.

La Red se ha convertido en un elemento molesto para el partido en el poder en Turquía. En agosto, los internautas protagonizaron una campaña para denunciar las declaraciones machistas de miembros del Gobierno y en marzo pasado se bloqueó el acceso a Twitter para impedir que se difundieran las críticas contra el escándalo por supuesta corrupción que afectó a Erdogan y a su círculo interno de colaboradores.