Susana Díaz da un órdago a IU

Susana Díaz vincula el adelanto electoral en Andalucía a la aprobación de los presupuestos.

Las negociaciones de los presupuestos marca el inicio del curso político en la mayoría de las autonomías, que este año se ven empañadas por la proximidad electoral. Además, la propuesta del PP lanzada el pasado fin de semana sobre la creación de un frente de partidos para frenar al nacionalismo catalán y la irrupción de Podemos como fuerza emergente, cuando no decisoria, en las municipales de la primavera están complicando el inicio de la actividad política tras el parón estival.

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía lo tiene claro: “Habrá adelanto electoral solo si no alcanzo estabilidad presupuestaria para el próximo año”, un mensaje directo y claro a sus hasta ahora socios de coalición, formación que se debate en estos momentos en redefinir su política de alianzas.

El posible mapa tras los comicios europeos ha situado al partido de Cayo Lara en una compleja situación, ya que de repetirse los resultados, una posible coalición entre Podemos, podría resultar mayoritaria en doce ciudades de más de 100.000 habitantes, incluidos núcleos como el llamado cinturón rojo de Madrid, Las Palmas de Gran Canaria, Cádiz, Gijón o Avilés;  o ser segunda fuerza en la propia capital.

Una convergencia de intereses todavía lejos de cristalizar a pesar del comunicado conjunto que hicieron ambas formaciones hace unos meses y de las manifiestas declaraciones a favor de dicha confluencia manifestadas por el diputado de IU, Alberto Garzón.

Estable Gobierno inestable

Unas maniobras que penden sobre la estabilidad del gobierno andaluz que ya ha atravesado momentos difíciles, el más delicado la ruptura puntual en abril a cuentas de los realojos de ocho familias en pisos públicos  adoptados por la Consejería de Asuntos Sociales en manos de IU.

El último episodio se vivió hace unos días cuando la coalición condicionó su apoyo a los números para 2015 a un aumento de los impuestos para poder sufragar unos presupuestos expansivos, mientras el PSOE se decanta por unos presupuestos donde no se aborde ninguna subida impositiva.

La presidenta andaluza, sale al paso de cualquier rumor de crisis en su gobierno, pero se manifiesta de manera contundente: si hay estabilidad y presupuestos su intención es agotar la legislatura «hasta el final» –noviembre-.

En este sentido, la presidenta andaluza arremete contra el Gobierno Central, a quien acusa de obligar al ejecutivo autonómico a un recorte de 600 millones de euros y el PP por su propuesta de crear un frente antisoberanista en Andalucía. Díaz, asegura no creer en los frentes, ni los del PP ni tampoco los de izquierdas.