La ameba “comecerebros” llega al grifo en EEUU