Human Rights Watch denuncia al Gobierno español de no respetar ” la Ley de Extranjería, la del  ley del derecho de asilo y tampoco la legislación europea, que obliga a seguir un proceso determinado para la deportación de los inmigrantes”. La organización pide que se sigan haciendo ‘devoluciones en caliente’ y que se tomen acciones legales contra los agentes de las fuerzas de orden publico que se extralimiten en sus funciones.