Iraq: la guerra santa

En declaraciones a Radio Vaticano, monseñor Tomasi, observador de la Santa Sede ante la ONU, en Ginebra, aseguró que»es evidente que se vuelve necesario defender también físicamente a los cristianos del norte de Iraq, y abastecerles de agua y alimentos, porque hay también niños y ancianos que están muriendo por falta de ayuda humanitaria» y reclamó que «sean puestos al descubierto todos aquellos que dan armas y dinero a los fundamentalistas«.