Secuestro Nigeria:  tres meses en poder de la guerrilla

Han pasado tres meses y ha desaparecido el foco mediático sobre ellas. Pero siguen secuestradas en poder de los grupos islámicos que las sacaron a la fuerza de su ciudad, Chibok, en el epicentro de los combates que se viven en Nigeria.

Los combates se recrudecen en los alrededores de Chibok, cercada por el grupo terrorista Boko Haram y aumentan los episodios de secuestros y matanzas.  11 de los padres de estas niñas han perdido la vida en combates con las milicias islámicas.

La comunidad internacional rebaja la presión y el gobierno, que dice conocer el paradero de las niñas, no actúa para evitar una  masacre. El sitio a Chibok empieza a provocar escasez de alimentos y medicamentos, y según la prensa local, se vive en una situación próxima a la hambruna.