Descansar, o mejor dicho dormir, es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. No es solamente porque nuestro cerebro se reinicie para estar listo al día siguiente, sino que durante las horas de sueño también nuestro organismo aprovecha para repararse. Durante el sueño, por ejemplo, se produce la síntesis de proteínas ya que el cuerpo está casi inactivo y todo el esfuerzo se centra en el mantenimiento. Esta es la razón por la que las mujeres embarazadas pasan por rachas de somnolencia casi de manera permanente. Mientras la madre duerme, el bebé sintetiza proteínas y crece a toda velocidad.

La ausencia o carencia de sueño deja secuelas importantes: nuestras funciones cognitivas no van a estar a la altura de las circunstancias, hecho que puede resultar peligroso en función de nuestra actividad cotidiana (imagínense un conductor de autobús o un piloto, sin ir más lejos).

¿Cuánto se puede estar sin dormir? Más o menos once días. Ese fue el resultado de un experimento realizado en 1965, cuando un adolescente de 17 años llegó a las 264 horas de vigilia. Sus competidores también realizaron un papel digno, llegando a estar despiertos entre ocho y diez días.  View full article »