Archivo Tag: sexo


Shot glass and wedding rings

Resulta frecuente escuchar en conversaciones reservadas exclusivamente para el personal masculino que si les dieran a elegir una forma de morir, se decantarían por dejar la existencia mientras practican sexo o llegan al orgasmo.

Como broma o ensoñación puede que no esté mal —dentro de lo primario de este pensamiento—. Al fin y al cabo, se trata de una imagen placentera y quien más y quien menos huye del dolor. Pero nada más lejos de la realidad; y si no, que se lo pregunten a los adictos al sexo. View full article »

 penguin

Unos prefieren mirarse en el espejo del pingüino emperador mientras que otros se relajan pensando en el rey león. Lo cierto es que en el mundo de las relaciones de pareja en el mundo animal, tenemos ejemplos para todos los gustos y que pasan por la fidelidad absoluta a la más loca promiscuidad.

Así que, desde un punto de vista científico clásico, nos tememos que cualquier ejercicio comparativo solo valdría para arrimar el ascua a la sardina de argumentos construidos a priori. Y aunque desde un punto de vista evolutivo nos inclinemos por pensar que mantenernos fieles a una pareja responde a criterios de cuidar la progenie; el tema de mantenerse fiel —en los humanos, al menos— también atañe a otros factores que tienen que ver con la psicología del individuo y la cultura social predominante. View full article »

fildelidad e intigeligencia

En el reino animal —el normal– la promiscuidad, o traducido en términos más coloquiales, la fidelidad, se relaciona con comportamientos menos evolucionados. Las parejas estables quedan para los más listos. Además, está ligado con cuidar a la progenie; es decir, cuando el padre se involucra en el cuidado de los más peques y entre ambos garantizan mejor su subsistencia.

Si lo traducimos a nuestra manera de pensar, podríamos afirmar que aquellos especímenes de nuestra raza más completos o más cercanos a la perfección son aquellos que se concentran en una sola pareja con la que tener hijos y formalizar una vida en común y que se involucran en el cuidado y educación de los canijos. En cambio, los picaflores o los infieles estarían situados en un escalón inferior dentro de la escala y los tildaríamos como más primitivos y toscos —y no se me enfaden, que esto es un artículo de ciencia y no pretendemos expresar ningún tipo de dogma ético o moral y mucho menos insultar a nadie—. View full article »

muscle 

La testosterona es una hormona que además de ayudar a mantener el deseo sexual se encarga de fortalecer los huesos y los músculos. Este es uno de los motivos por los que los y las amantes de los gimnasios consumen esta sustancia, para incrementar su masa muscular y así tener unos cuerpos más fornidos.

En contra de lo que pudiera parecer, no se trata de una hormona exclusivamente masculina; las mujeres también la segregan, aunque en menor proporción. Mientras que en los varones la producen principalmente los testículos, en las mujeres lo hacen, como digo en menor proporción, los ovarios. Ahora bien, entre el personal femenino un nivel demasiado elevado de esta hormona, bien por cuestiones patológicas o por temas vigoréxicos, potencia aspectos masculinizantes como la aparición de vello, cambios en el tono de voz, por no comentar otros de índole más delicada… View full article »

loves saves 

Haz el amor y no la guerra. Como frase resulta redonda y como decía aquel, como deporte es mucho más práctico, ya que además de pasarlo bien se conoce gente. Ahora bien, en cuestiones de sexo, hay que tener en cuenta los preliminares, y en el caso de los machos, el preliminar pasa por ser elegido o eso que eufemísticametne se denomina conquista. Demostrar quién es el alfa; es decir, derrotar a los adversarios, y no me negaran que esa fase esta teñida con ciertos tintes de guerra. Y entonces, ¿cómo se casa eso de que el amor nos vuelve tontorrones y descuidados con mantenernos ojo avizor para que no nos roben la presa?

A priori, no es posible. Y vamos con la explicación científica. Para ello, ¡cómo no!, cuando hablamos de comportamientos hay que tirar del funcionamiento de las hormonas. La oxitocina, también conocida como la hormona del placer o del amor, es la responsable de nuestra conducta en este campo. Y parece que a mayor actividad relaja la vigilancia hacia otros individuos que pueden representar una amenaza. View full article »

pareja sisifo

Tuvieron que pasar muchos, muchos años para que encontrara sentido a las matemáticas. Quizá por eso, la ciencia se libró de mi presencia como investigadora hasta que ya no hubo remedio. Ahora me conformo con escribir sobre ella —lo que para mí es mucho—. De hecho, creo que una de las decisiones más fáciles de mi vida la adopté cuando un profesor intentó explicar a una clase de atribulados preadolescentes que las ecuaciones integrales son como la familia. Tanta pasión puso en sus explicaciones —era religioso, por cierto, un argumento en su contra— que sus desvelos decidieron por mí. Me declaré objetora familiar —craso error— y me decanté por las letras.

Luego, con el tiempo y con las lecturas adecuadas, fui descubriendo que las matemáticas están en el origen de la vida —un algoritmo fue determinante para que las proteínas se juntaran, dando sentido a los seres vivos—, en la belleza —basta con buscar el número áureo—, en el azar —genética de poblaciones—, en la toma de decisiones que conducen al éxito —teoría de juegos—…. y hasta en actividades más lúdicas, como ayudarnos a encontrar pareja. Eso por no hablar de economía. View full article »

god sex

La verdad es que lo veníamos sospechando. El sexo —practicarlo, se entiende— estimula la inteligencia. Y es que con el sexo ocurre algo parecido como con el jamón ibérico —el de la pata negra—: que combina bien con todo y siempre sabe bien.

Así que, ya sabe, añada a la lista de ejercicios mentales, como practicar crucigramas, hacer sudokus o cuentas, para estimular nuestra mente y prevenir el Mal de Alzhéimer, este ejercicio… palabra de científico. Aunque no vale cualquiera; las relaciones sexuales tienen que resultar placenteras. Esta es la receta que recomiendan un grupo de investigadores norteamericanos, quienes han precisado que tras el orgasmo o clímax, ese aumento del flujo sanguíneo que se produce en el cerebro tiene unos efectos más que beneficiosos en la oxigenación de sus células y en el nivel de nutrientes.  View full article »

TETAS

La verdad es que los hombres ya no saben qué inventarse para que ellas cumplan con el débito. De los más jóvenes a los más adultos, todos recurren a diferentes tácticas para convencer a las contrarias que el sexo solo procura beneficios. Y parece que, como los malos publicistas, recurrir a la ciencia se convierte en un argumento que otorga razones de peso para vencer cualquier resistencia.

Partiendo de la base de que somos de las pocas especies que acuden al sexo con fines puramente placenteros —lo de la reproducción queda para otros capítulos—, nada más sencillo que glosar las teóricas ventajas que tiene el conseguir el orgasmo para las mujeres. Y nada tan convincente para mentes tan frágiles como la de las mujeres como establecer una relación —positiva, se entiende— entre el sexo y la belleza. View full article »

eros

Aunque a algunos se les conquista por el estómago, en la mayoría de nosotros la vista es la que trabaja y en cuestiones amatorias no cabe duda de que es el sentido que más ponemos a currar cuando lo que se trata es de buscar una pareja —ocasional o permanente—.

Y hablando de enamoramientos, lo del flechazo a primera vista es algo que resulta cuando menos interesante…. interesante para estudiar, e incluso para medir. Pues allá va el dato: bastan 8,2 segundos para caer rendidos en brazos de alguien. View full article »


pecho

Si ponemos sobre el tapete los diferentes elementos que forman la anatomía femenina, me apuesto con ustedes una cena con la seguridad de que no la pagaré a que la población masculina se decanta mayoritariamente por los senos. Y si ahondamos un poco más, seguro que se le ponen los ojos golosos si a esa preferencia le añadimos el apelativo de grandes. Ya lo dice el refranero castellano: “Burro grande, ande o no ande”… Y que cada quien aplique lo de grande o lo de burro a voluntad.

No solo el vocablo cuenta en nuestra lengua con una gran cantidad de sinónimos —de los más elegantes a los más burdos— que me evito enumerar, sino también una serie de giros o frases hechas que casi siempre abundan en lo mismo: sensaciones placenteras o indicativos de que el sujeto se lo está pasando teta… Uy, perdón por el lapsus. View full article »