Archivo Tag: enfermedad


Se acerca el veranito y a todos nos entra cierto reparo a la hora de pensar que en poco tiempo nos vamos a tener que lucir en las playas y piscinas con poquita ropa. La operacion bikini se pone en marcha y las dietas imposibles, los sacrificios y el ejercicio físico están a la orden del día. Es el momento de arrepentirnos de habernos zampado esos alimentos basura, que nos hicieron las delicias en la boca pero que ahora nos amargan el presente.

Así que allá va una reflexión para esos momentos de pasar hambre o de agotador ejercicio. Comer bien no solo nos mantiene en forma física, sino que tiene otra serie de valores añadidos relevantes. No tomar mucho azúcar, por ejemplo, es fenomenal para no engordar, además si somos golosos existen bastantes edulcorantes como sustitutivos.

El azúcar, o mejor dicho, los azúcares son imprescindibles para el funcionamiento de todas las células de nuestro cuerpo y, por extensión, para que todo el cuerpo funcione correctamente. Es más, el cerebro funciona solo con glucosa, que es un azúcar.  View full article »

Cultivo de bacteria E.colli

Como ocurre en la vida en pareja, todo depende de la compatibilidad. Cuántas veces habremos dicho eso de que no se me va esta u otra enfermedad porque me ha cogido cariño. O más académicamente, se pregunta por qué unas bacterias pueden afectar a unos animales y a otros no o por qué hay personas más susceptibles que otras de contraer enfermedades infecciosas. Amor de célula, seguro.

La compatibilidad de dos células y, por lo tanto, la capacidad de formar una unión estable depende de su parte externa, de su membrana celular. La membrana tiene lípidos, proteínas y azúcares y la interacción se produce a través de estos últimos gracias a unas proteínas que se llaman lectinas. Si una bacteria posee una lectina en la que encajan unos azúcares que tiene una célula humana, esa bacteria podrá infectar a la célula humana. Es más, muchas veces no se necesita que la bacteria entre, simplemente con que la toxina causante de la enfermedad, que es una proteína, reconozca los azúcares, podrá entrar en la célula y causar la enfermedad. View full article »

En el anterior post dejamos abierta la pregunta acerca de qué elemento —distinto de la grasa— provoca que el colesterol LDL que tengamos corriendo por las venas sea de tipo B (el que tiende a pegarse y causar problemas). Para más información acerca de los dos patrones de colesterol LDL, recomiendo consultar este trabajo de Rizzo y Berneis. La respuesta está en los hidratos de carbono simples y/o refinados.

Uno de los ejemplos más frecuentes es la fructosa, así como todos los carbohidratos que, si bien en su origen son integrales y completos, sufren el refinado pertinente para que luzcan mejor, para que duren más en las estanterías de los supermercados o para que provoquen más hipoglucemias reactivas (subidas de azúcar seguidas de bajadas exageradas), que se traducen en más pulsiones por comer esos alimentos…

El experimento de Krauss (2001) demostró que al variar la dieta reduciendo la ingesta de la tan temida grasa, aumentando proporcionalmente los carbohidratos, el colesterol LDL de tipo B aumenta, incrementándose con ello el riesgo de sufrir problemas cardio-metabólicos. View full article »

Aislarse en una burbuja para evitar el contagio de los gérmenes, bacterias y virus o, por el contrario, mantenerese expuesto a ellos para desarrollar en plenitud el sistema inmunológico es una cuestión tan antigua como la propia Medicina. Millonarios excéntricos como Howard Hugues o también neuróticos como Michael Jackson representan manifestaciones tan extremas como inútiles del primer supuesto (por mucho que intentaron mantenerse ajenos a los virus, jamás lo consiguieron realmente).

Sin la necesidad de pasar por los extremos, existe una corriente de pensamiento científico que asegura que si alguien vive (y crece) en unas condiciones de asepsia, el resultado final es que se convierte en más vulnerable a determinadas infecciones. La acción de los antibióticos en el mundo desarrollado, por ejemplo, nos hace, cuando viajamos, estar más expuestos a enfermedades autóctonas que no sufren los nativos de estos países.

Según un estudio publicado en Nature, se ha identificado un mecanismo en ratones que explicaría los perjuicios de crecer en ambientes limpios en el desarrollo de dos patologías: el asma y la colitis ulcerosa. Siguiendo este principio o “la teoria de la higiene”, aislaron en unas condiciones de limpieza total a un grupo de roedores y pudieron comprobar que en ese hábitat crecieron con un significativo número menor de células iNKTView full article »

¿Estornuda, tose?, le pica la garganta? Los cambios de estaciones secas a húmedas o de frías a cálidas son momentos propicios para que esta sintomatología —junta o por separado— aparezca entre nosotros. Numerosas enfermedades o afecciones provocan en nuestro organismo reacciones similares, aunque obedecen a causas diferentes. Y saber a qué nos enfrentamos hará que nos curemos antes.

Porque no es lo mismo estar siendo presa de una gripe o un resfriado —aunque ambas sean causadas por un virus— que paceder los efectos de una alergia. A menudo su aparición nos puede confundir, pero no solo es que sean diferentes, sino que las consecuencias para nuestra salud también lo son.

Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunológico ante una serie de sustancias que el organismo no es capaz de tolerar (sustancias que pueden llegar por la ingesta, por el tacto o por el aire) mientras que el resfriado o la gripe son el ataque de unos virus que afectan a las vías respiratorias. El resfriado solo toca las vías respiratorias superiores (nariz y garganta) y la gripe afecta a todo el aparato, especialmente la tráquea.  View full article »

Pocos materiales han resultado tan útiles al hombre como el amianto. Se utilizó masivamente en fibrocemento, recubrimientos —por ejemplo, uralita—, baldosas, embragues, frenos, materiales ferroviarios, en construcción naval, como aislante en el sector eléctrico —centrales térmicas y nucleares—, en materiales textiles, etc. Y pocos han sido, al mismo tiempo, tan dañinos.

Sus efectos adversos se conocen desde la antigüedad. En la Roma clásica, Plinio el Viejo advirtió contra los nefastos efectos sobre la salud, describiendo con precisión la enfermedad que padecían los esclavos que tejían amianto. Desde 1906, en que se describió en Inglaterra la fibrosis pulmonar producida por este producto, se han publicado centenares de trabajos científicos que inequívocamente señalan su exposición como causa del cáncer de pulmón, el mesotelioma de pleura y la asbestosis.

Sin embargo, en la España de la autarquía franquista —y posteriormente en la del desarrollismo— se permitió utilizar amianto sin apenas control: tan solo limitando el tiempo de exposición de los trabajadores. Una regulación perversa que impedía a los afectados darse cuenta de que el amianto era la causa de sus padecimientos pulmorares. Y es que a cualquier persona le resulta muy difícil ligar la exposición al amianto con la mala salud, porque las enfermedades producidas por él tardan décadas en manifestarse.  View full article »

Decimos de él “que nos gusta hasta los andares”, pero lo cierto es que somos crueles cuando nos referimos a este animal. Su nombre invita a pensar en alguien de escasa higiene, modales o conducta inadecuada y con su imagen representamos al capitalista rico despiadado y sin escrúpulos. Sin embargo, el cerdo es uno de los grandes aliados de los humanos en términos de salud.

Las similitudes fisiológicas entre hombres y cerdos ha desplazado a los primates y han convertido a aquellos en la prinicipal fuente para la investigación de los exotransplantes (donación de órganos entre dos especies distintas), ya sean de hígado, corazón o pulmones, aunque para ello sea preciso modificarlos —a los cerdos— genéticamente o clonarlos para lograr su compatibilidad absoluta y evitar los rechazos.

Su piel es utilizada desde hace décadas para transplantes temporales —no para definitivos— en quemaduras de tercer grado. Se utiliza a modo de vendaje temporal que protege a los quemados contra las infecciones mientras la piel humana se va regenerando. Por otra parte, desde hace diez años se están logrando notables avances en la sustitución de válvulas cardíacas deterioradas (las porcinas provocan menos rechazo que las creadas artificialmente).  View full article »

 

No hace mucho tiempo veía en televisión, en uno esos programas llamados basura, a un bastardo reconocido de un rey proclamar con orgullo que nadie tenía más pedigrí que él en España. Para mi sorpresa, ninguno de los contertulios congregados en torno a tan egregia persona rechistó ante una afirmación tan absurda como peligrosa.

La escasa cultura televisiva que poseo me hacía pensar que los colaboradores de los programas tenían una mínima preparación, pero comprobé que estaba a la altura de los invitados que participan en dichos formatos. Y me explico.

Desde hace siglos la propia Iglesia católica, una institución nada abierta a abrazar los progresos científicos, lleva prohibiendo -alertando si entendemos el dogma de una manera más amplia- los matrimonios entre primos -hijos e hijas de hermanos- y por supuesto entre hermanos. Es decir, intenta prevenir de los peligros de la cosanguinidad. View full article »

La palabra knock-out (KO), es bastante conocida en el mundo deportivo. Es como se denomina habitualmente al momento en el que un púgil cae sobre la lona del ring, o aquella situación en la que el árbitro para el combate por la apabullante paliza que esta recibiendo uno de los contendientes.

Este término ya universal, pero de origen anglosajón, significa fuera de combate y describe muy bien la situación en la que se queda uno de los boxeadores. Sin embargo, también tiene una acepción científica.

Es cierto que muchos científicos nos sentimos KO cuando no nos dan la financiación que pedimos para investigar o nos rechazan ese artículo en el que teníamos puesta tanta ilusión… Pero no, no me refiero a eso, sino a los animales de experimentación. View full article »

Foto de ONGAWA, Ingeniería para el Desarrollo Humano

En un lugar de África, de cuyo nombre no puedo olvidarme, coexisten burocracia, mafias, corrupción y desigualdades sociales. Algunos médicos y la mayor parte de la población siguen creyendo que el preservativo no previene el SIDA. Los escasos recursos sanitarios son parasitados por la codicia de los profesionales, que utilizan el sistema de beneficencia para su uso en la privada.

En este lugar de África, la mayor parte de las personas no ven como necesaria ni conveniente la canalización del agua potable a sus casas, no conciben como prioritario este acceso; las aguas cloacales son vertidas directamente a los arroyos donde se bañan los niños, se pesca, se llenan bidones para las casas, se lava la ropa y se bebe.

Aunque haya una tímida recogida de los residuos sólidos, estos en realidad son llevados a una montaña de basura donde personas y animales revuelven en busca de nada.  View full article »