Archivo Tag: comida


chili

En cuestiones de gastronomía, soy de las partidarias de la buena mesa y de probar todo tipo de viandas y platillos(cebolla aparte , lo siento). Vamos, que como se suele decir, “tengo  buen diente”. Aun así, si me dan a elegir, no soy de las que se muestran ardientemente a favor del picante. O sea, que determinadas especies y los chiles, pues lo justo.

Esa sensación que inunda el paladar cuando masticamos un chile a mí, particularmente, no me resulta placentera. Y en eso andaba el otro día, debatiendo con mi pareja sobre sabores, cuando se me vino a la cabeza la necesidad de escribir estas líneas. Y es que mi santo es de los partidarios de sabores “fuertes” y henos tenido mas de un arrebato culinario al respecto. View full article »

comer y ver la tele

Que no todas las películas son iguales es una obviedad. Y que no todas provocan en nosotros las mismas reacciones, también. Pero hoy no toca hablar de emociones, ni de los sentimientos que producen. Así que si está pensando en lágrimas e hipos, vaya cambiando de idea. Lo que proponemos nos toca más de cerca: el michelín de grasa que nos abraza nada cariñosamente el abdomen.

Es lo que proponen unos investigadores norteamericanos, que han testado cuáles son nuestras reacciones cuando nos sentamos frente a la pequeña o gran pantalla. Y la conclusión más significativa es que acompasamos nuestro paladar a lo que estamos viendo, y a más acción mayor movimiento de mandíbulas. O en otras palabras: las pelis de acción hacen que comamos más —lo que sea— mientras estamos disfrutando de la cinta. ¡Casi el doble! View full article »

 granjas verticales

Está claro que cada día somos más y encima nos hacinamos de manera peligrosa en torno a grandes megapolis. Qué le vamos a hacer, somos así de gregarios. Y esta contumaz práctica nos pone en un brete en más de una ocasión, porque somos tan invasivos y ocupamos tanto espacio, simplemente para vivir, que resulta imposible alimentarnos.

Y como en caso de necesidad hay que agudizar el ingenio, no nos queda mas remedio que mirar hacia arriba e intentar colonizar el cielo. Pero no se me vayan a la estratosfera, que hoy no hablamos de astronautas sino de rascacielos.
View full article »

trash in San Francisco-1 (2)

Estas líneas van dedicadas para aquellos que no se jactan de tener los suelos tan limpios “que se podría comer en ellos”, y por qué no, para los obsesos de la limpieza también, que saber no está de más. Seguro que todos, con más o menos escrúpulos, cuando se nos cae algo de comida al suelo mostramos una tendencia, un impulso ,a tirarlo a la basura… ¿Todos?

Efectivamente, no todos. Parte de la población se limita a limpiarlo un poco y, sin mayor problema, lo enguye (algunas encuestas aseguran que la mayoría) . De hecho, justifican su acción acudiendo a la “regla de los cinco segundos”, que grosso modo viene a decir que si el resto orgánico permanece en el suelo menos de ese tiempo, no se contamina y, por lo tanto, se puede comer sin mayores problemas. View full article »

Chinese fast food (2)

En lo tocante a la gastronomía, cada cual se define por unos gustos o adicción a determinados sabores. Ya saben, para gustos los colores, pero partiendo siempre de la definición clásica de dulce, amargo, agrio y salado (la clasificación tradicional en la que dividimos el sentido del gusto).

No obstante, con cierta malicia, no podemos dejar de preguntarnos el porqué del éxito de determinado tipo de cocina, como la china, que se acaba imponiendo en todos los continentes. Y no nos vengan con aquello de que es más barata, porque algo más tiene que haber detrás de dicha preferencia. View full article »

gastronomia

Algunos definen la labor de la ciencia y de los científicos como una paciente labor de observación de fenómenos naturales y de relacionarlos entre sí. Y no les falta razón, la mayoría de los descubrimientos científicos están ahí, al alcance de nuestra mano. Ocurren de manera natural y se repiten día a día (o experimento a experimento). Tan solo hace falta una mirada inquieta para poner el dedo en la llaga y mostrar que existe una causa/efecto. Y si no, que se lo digan a los investigadores en antibióticos. La penicilina estaba al alcance de todos, pero sólo uno, Fleming fue capaz de descubrirla.

Sirva esta entrada simplemente para animar a los curiosos, que quedan muchas cosas por descubrir, tan sólo hace falta una cierta dosis de voluntad o de originalidad. Y allá va otro ejemplo: la cultura gastronómica —la del Norte y la del Sur— está marcada por varios factores, pero quizá uno que destaca sobremanera sea la aplicación de especias. View full article »

ydespuesdelascomidasque

Después de una copiosa comida, todos —si no tenemos ocupaciones en que entretenernos— acabamos entrando en un estado de coma de lo más agradable que nos acaba induciendo a una reparadora siesta.

Aunque está muy extendida la creencia de que se trata de que el estómago necesita un mayor aporte de sangre y que, por tanto, se la quita al cerebro, no se lo crean. Se trata de algo más sencillo y complejo a la vez: la activación de un tipo de neuronas denominadas orexinas. View full article »

 comidahorario

Somos animales de costumbres diseñados para vivir durante el día. La primera parte de la afirmación resulta obvia, no hay más que ver los comportamientos de algún espécimen para añadir que, además de animales, somos auténticos depredadores que lo convierten todo en carroña. La segunda es más que evidente; por más que despotriquemos de la rutina, cada uno en su vida ejecuta las propias. Y lo tercero, lo de diurnos, por más que se empeñen algunos en enmendarle la plana a la naturaleza, los sucesivos estudios científicos realizados y que se realizarán apoyan esta aseveración.

Y para los recalcitrantes, allá va uno de los penúltimos. Sepan las rapaces nocturnas que tienen más posibilidades de engordar que las que no lo son. Tal cual como lo están leyendo. La ecuación a igual ingesta mismo consumo calórico no es cierta y no se cumple. Alterar los hábitos alimenticios puede ser el origen de esa incómoda lorza que luce en su abdomen.

Un reciente estudio publicado por la catedrática de Fisiología Marta Garaulet demuestra que aquellos que comen después de las 15 horas (las tres de la tarde, para los castizos) tienen una tendencia a engordar mayor que quienes lo hacen a horarios, digamos, más europeos.  View full article »

taza

¿Seguro que usted no es de los que come por los ojos? No hace mucho, seguro que ha tenido la ocasión de comprobar cómo las mesas se han engalando y, si lo piensa, es posible que caiga en la cuenta que las viandas adornadas… como que saben mejor.

Más allá de que el maridaje —palabra muy común entre los gourmets— entre los aromas y sabores del vino y los alimentos, unas combinaciones que potencian el sabor de los mismos y que estimulan nuestro paladar, también es conocido que la forma, volumen o color donde se sirven también contribuye a potenciar esos efectos.

Y aunque no existe una regla fija tras la que se pueda afirmar que un sabor o aroma se realza con un color en particular, ya que va a depender mucho del alimento del que se trate, la última prueba realizada en un laboratorio apunta a que el chocolate caliente, si lo tomamos en una taza de color naranja o de color crema, nos sabrá mejor.  View full article »

Somos la única especie (conocida) que cocina. Para algunos, el descubrimiento del fuego y sus ventajas a la hora de preparar los alimentos significó un punto crucial en el camino de la evolución. La comida cocinada marcó un punto evolutivo en nuestra especie que nos pudo incluso a llevar a desarrollar la inteligencia de la que hacemos gala en la actualidad. Ya saben, somos lo que comemos o, rizando el rizo, cómo lo comemos.

Consideramos que el incorporar la carne a una dieta basada en raíces, frutos, insectos y hojas, realizada por el Homo erectus, allá por entre 1,9 millones de años atrás, propició cambios en su anatomía, especialmente en su cavidad craneal. Aunque no todos los investigadores piensan lo mismo e introducen un elemento para la discusión: fue el uso del fuego lo que marcó el camino hacia la humanización.

Rastrear cuándo las cocinas se instalaron en las cavernas es algo realmente complicado, porque no resulta nada fácil encontrar cenizas con pruebas de haber sido manipuladas por un ser humano. De hecho, la datación más antigua es de hace 750.000 años en un yacimiento en Israel.  View full article »