chocolate serotonina estimulante felicidad

Cuando los descubridores que trataron de llegar a las Indias arribaron a lo que hoy es México, se toparon con que los nativos consumían un brebaje de sabor amargo y de aspecto extraño. Los conquistadores no debieron de tener gran interés en probarlo al principio, por su amargura y color. Sin embargo, las sensaciones percibidas tras atreverse les harían cambiar de opinión, pues tras ingerir ese líquido empezarían a sentirse mucho mejor y, seguramente, se olvidarían de muchas de sus penurias. La bebida era el producto de una planta denominada Theobroma cacao.

El nombre de esta planta dice mucho sobre las propiedades que contiene: Theobroma quiere decir alimento de los dioses en griego, y cacao viene del maya Ka’kaw, que alude al término fuego, por la intensidad de sabor que tenía la parte comestible del interior del fruto (las semillas). Cuando los mayas fabricaban la bebida, la llamaban chocolhaa, que etimológicamente es la unión de las palabras chocol (amargo) y haa (agua).

Tanto impacto causaron este brebaje y las semillas de la planta a los conquistadores que el propio Hernán Cortés escribió al rey Carlos I para hablarle de las propiedades beneficiosas de la bebida, así como de la importancia económica que tendría negociar con las semillas del cacao.  View full article »