Archivo Tag: analgésico


resacaLos británicos pasan un año de su vida con resaca. Ante titulares como este, uno no deja de alarmarse, tanto por la cantidad de tiempo perdido por algo tan absurdo como beber de manera salvaje como por lo poco que ha evolucionado la ciencia para encontrar remedio a un mal tan común: las consecuencias de la borrachera.

No duden de los datos, que resultan fiables, y si a esa media sumamos la cantidad de días perdidos por los habitantes de otros países, la cifra de horas desperdiciadas en el mundo sería de auténtico vértigo. Aunque lo fácil es predicar la abstinencia, esta recomendación no resulta práctica, habida cuenta de que nos enfrentamos a un mal que existe y al que debiera encontrarse una solución.

Pero esta no existe, tan solo hay medicamentos paliativos que más o menos nos pueden aliviar de una sintomatología que va desde el dolor cabeza y mareos a la náusea, pasando por la consabida hipersensibilidad a la luz o al sonido y la irritabilidad en general que mostramos.  View full article »

Aliviar el dolor o, sencillamente, mitigarlo mediante el uso de analgésicos que provocan bienestar son dos conceptos que no tienen por qué entrar en colisión. Ahí está el llamado Bálsamo de Tigre (que no del Tigre, pues su nomenclatura se debe a su descubridor y no al animal) para demostrarlo.

Desde hace más de 5.000 años, esta pomada de la farmacología natural china, hecha a base de alcanfor, mentol y aceites esenciales de cajeput, mental, clavo y canela, está demostrando sus propiedades curativas. Así como el negro es la ausencia de color, analizando los efectos del bálsamo se puede afirmar que el bienestar es la ausencia de dolor. Su eficacia se prueba adentrándonos en el mundo de las neuronas y las proteínas que ejercen como canales transmisores del dolor al cerebro.

El origen de las sensaciones que percibimos se llama sensibilidad somática. Es sensible a multitud de estímulos (un roce sobre la piel, el nivel de distensión de la vejiga o los cambios de temperatura) y genera sensaciones en función del estímulo del receptor sensorial activado (los mecanoceptores de la piel, los termoceptores de frío o de calor, los propioceptores musculares).  View full article »

La asombrosa evolución de un fármaco con más de 100 años como la aspirina no deja de sorprender a todo el mundo. Desde un viejo cocimiento de las cortezas del sauce, practicado en la Edad Media, hasta su producción industrial como analgésico y antipirético transcurrieron varios siglos, pero sólo décadas desde este inicio como fármaco hasta el conocimiento de que es eficaz en prevención secundaria del infarto y del ictus.

Es decir, que una persona que ha sufrido un infarto cardíaco o cerebral podrá beneficiarse, disminuyendo el riesgo de padecer un nuevo evento de este tipo e incluso prolongando su supervivencia, si toma una pequeña dosis de ácido acetil salicílico (AAS). AAS es el nombre correcto de un principio activo sorprendente, liberado de patente desde hace décadas, aunque hay que reconocer que el esfuerzo investigador fue siempre de los padres de la molécula (Bayer).

Años después se ha esbozado la posibilidad de que el AAS sea eficaz también en prevención primaria, es decir, aquellas personas que sin haber sufrido el infarto acumulan factores de riesgo para ello, pueden ser susceptibles de recibir aspirina como medicación preventiva.  View full article »