El misterioso mundo de Giorgio Chirico

Cuando la realidad se mezcla con el mundo de los sueños surge lo que Franz Roh, crítico alemán, apodó como Realidad Mágica. Esta tendencia artística y literaria tuvo su auge a mitad del Siglo XX, en un intento de romper con el arte vanguardista y volver de nuevo al clasicismo. Bajo esta premisa, Giorgio de Chirico, pintor italiano de finales del Siglo XIX, trató de mezclar el subconsciente con objetos cotidianos, como si tratara de pintar un sueño. A través de su arte, Chirico consiguió trasladar al espectador a un mundo onírico y misterioso, mostrando la parte más íntima del hombre, mezclada con casuales uniones de objetos, sin aparente lógica. La extrañeza, la fantasía y su manejo del espacio y del tiempo, lo convirtieron en un pintor metafísico capaz de transmitir una realidad creíble.

En plena Guerra Mundial, Giorgio de Chirico, consiguió transmitir un poético mensaje a través de edificios, esculturas clásicas, trenes y maniquíes que parecen habitar espacios controlados, silenciosos y tranquilos. El autor fue más allá de la realidad con su perfecto dibujo, sus profundas perspectivas, luces de atardecer y sombras alargadas. El artista utiliza espacios donde solo hay maniquís desnudos en grandes plazas, calles solitarias o casas vacías, dando énfasis a la soledad y la búsqueda de la tranquilidad perdida.

Obra Social “La Caixa” sumerge al espectador en la onírica y extraña creación del del artista con la exposición “El misterioso mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad”. La muestra que durará hasta el 10 de junio de 2018 en el CaixaForum de Zaragoza, cuenta con un espacio familiar con el que adentrarse plenamente en el mundo del autor. En él, se propone una actividad que invita a los participantes a explorar de forma creativa los distintos elementos de la exposición hasta encontrar la composición deseada. De esta forma, el espectador podrá experimentar los diferentes significados de un objeto, según el lugar y la posición que ocupa en el escenario.