Descubre qué deportes puedes practicar si tienes una hernia discal

Dolor en las piernas, en los glúteos u hormigueo en estas zonas. Efectivamente, llega un momento en la vida en que los años pasan y nos hacemos mayores. Sin embargo, también es cierto que estos síntomas también pueden aparecer a causa de diversas lesiones sin necesidad de que nos hayamos hecho excesivamente mayores. Independientemente de cuál sea el caso, lo cierto es que este tipo de sensaciones pueden traducirse en la aparición de una hernia discal, que resulta realmente molesta y dolorosa, afectando a la calidad de nuestra vida. Algunas personas, optan por dejar de realizar múltiples actividades cuando aparece, en parte porque creen que de esta forma, mejorarán en dolores. Sin embargo, desconocen que aunque se padezca una hernia de este tipo, se puede seguir disfrutando de muchas cosas, incluso el deporte.

 

¿Qué deportes se pueden practicar con una hernia discal?

 

Una hernia discal, es una de las patologías que sufren cada vez más personas. Muchas personas desconocen de qué se trata, por lo que es importante destacar en qué consiste. Entre nuestras vértebras, se encuentran discos cartilaginosos rellenos de una sustancia un tanto gelatinosa que cumple la función de la fijación y posibilitar que puedan moverse ligeramente. Una hernia discal, consiste en la salida del contenido que se halla en el interior del disco vertebral, comprimiendo nervios y causando un dolor en la zona correspondiente de nuestro cuerpo. Sus síntomas son: hormigueo, calambre y dolor, pero lo más importante es acudir a los expertos para tratar de atajar el problema y buscar una solución eficaz. En www.hhp.es puedes descargar su guía para tratar la hernia discal.

El deporte en general es una de las actividades físicas más recomendables y saludables para cualquier persona. Se trata de un mundo que tiene una extensa tipología de todos ellos, donde las personas pueden escoger cuál se adapta mejor a sus necesidades. Así, uno de los aspectos que permiten clasificar a los deportes, es la intensidad. El yoga o el pilates son dos deportes menos intensos en comparación con el running o la natación. A pesar de ello, también son saludables y ayudan a nuestro cuerpo a sentirse mejor.

Cuando se padece una hernia discal, es importante atender al hecho de abandonar actividades físicas que impliquen saltos. Cuando acudimos al fisioterapeuta por algún tipo de cdolor, suelen recomendarnos practicar natación, el deporte más completo de todos. La razón por la que los expertos lo recomiendan es porque en el agua, tenemos la posibilidad de liberar el cuerpo del propio peso, por lo que cualquier acción que realicemos gracias a este deporte no tendrá consecuencias en nuestros huesos. Así, se postula como el más recomendable para las personas que padecen de una hernia discal.

Los ejercicios que sean aeróbicos también son muy recomendables. Se trata de deportes de baja intensidad, pero que pueden realizarse durante un mayor tiempo. Caminar es una de las opciones más extendidas y hará que nuestros huesos estén más fuertes, aumentará la calidad cardiovascular de nuestro cuerpo y además, nos ayudará a perder unos kilos. Anteriormente, hemos mencionado el pilates como uno de los deportes que destacan por su intensidad moderada. Si padeces una hernia de este tipo, puedes practicarlo, pero siempre acudiendo a centros que se dediquen a ofrecer todas las posibilidades positivas que tiene para el cuerpo. Descarta la opción de practicarlo en casa a través de vídeos que puedes encontrar por Internet, puesto que podrías lesionarte gravemente.

El yoga es uno de los deportes que está más de moda. Proporciona relajación, tonifica y además, resulta muy saludable y cómodo de practicar. La paz que proporciona a nivel psicológico, es realmente importante para poder llevar mucho mejor la intensidad del dolor. Este deporte, proporciona todos los medios para hacerle frente a este problema. Tal y como ocurre en cualquier tipo de deporte, los estiramientos son cruciales a la hora de hacer algún tipo de ejercicio. Cuando se padece de una hernia discal, es muy importante prestar una debida atención a ellos para no tener mayores problemas. Una vez finalizado el ejercicio y los estiramientos, resulta muy beneficioso aplicar una crema bastante untuosa que ayude a calmar el dolor.

Sin embargo, todos estos deportes no deben realizarse sin la correspondiente comunicación y recomendación médica. Acudir al médico es una de las acciones más importantes para que nos indique cuál es la gravedad de la lesión y qué tipo de tratamiento es el que mejor se adapta al dolor y a nuestro cuerpo. A través de las indicaciones del médico y el deporte, se pueden lograr grandes resultados para así, disfrutar de una vida mucho más alejada de los dolores. La vida está pensada para ser disfrutada y hacerlo con la mayor calidad de vida posible. Por ello, súmate al tren del deporte y empieza a vivir sin que el dolor sea un impedimento para poder realizar todas las actividades que desees.