4 razones por las que tu cocina necesita encimeras porcelánicas

La cocina es quizás una de las estancias de la casa a las que más uso se le da. Es por ello por lo que a la hora de amueblar o remodelar una cocina surgen una gran cantidad de dudas sobre qué materiales incluir en ella. Una mala elección del mobiliario podría llegar a interferir en el modo de vida de los usuarios. Es preciso echar mano de materiales resistentes, pero a la vez bonitos. En el caso de las encimeras, hay que tener presente que si invertimos en calidad, es probable que no las tengamos que cambiar nunca. Una de las últimas tendencias en cocinas son las encimeras porcenlánicas Neolith, por la gran cantidad de ventajas que ofrecen. En este artículo haremos un repaso por algunas de las características más destacables de este tipo de encimeras.

Gran versatilidad

Una de las principales ventajas de las encimeras porcenlánicas Neolith es su gran capacidad para adaptarse a cualquier rincón. Esto hace que sean ideales para cualquier tipo de cocina. Actualmente, esta clase de encimeras se pueden fabricar en formatos muy diversos y espesores muy finos. Esto permite hacer la instalación en una sola pieza, evitando así las antiestéticas uniones que se producen al juntar las planchas.

Así mismo, esto permite colocar finas placas sobre encimeras que habían sido instaladas previamente, lo que puede resultar de gran utilidad en el caso de las reformas, ya que permite ahorrar en los costes de remodelación.

Resistencia

Aunque popularmente se asocia la porcelana con la fragilidad, en el caso de las encimeras sucede todo lo contrario. Hoy en día las encimeras porcelánicas están entre las más resistentes que ofrece el mercado. Aguantan de manera asombrosa los golpes y los arañazosproducidos por elementos cortantes, como pueden ser los cuchillos. Por otro lado, es también notable su resistencia a las altas temperaturas. Esto es muy importante, ya que es habitual posar sartenes y cazuelas calientes sobre estas superficies.

Este alto grado de resistencia permite que la encimera luzca en perfecto estado con el paso del tiempo, por lo que cuenta, además, con una buena durabilidad.

Fáciles de limpiar

Una de las principales características de las encimeras porcelánicas es su comportamiento ante la suciedad. Al no ser un material poroso, los líquidos no llegan a absorberse y, por lo tanto, no se forman manchas. Basta con pasar una bayeta mojada para eliminar la suciedad de su superficie, lo que supone un gran ahorro de tiempo en el día a día, ya que las encimeras suelen estar sometidas a salpicaduras y vertidos constantes. En definitiva, instalar una encimera porcelánica permitirá mantener en la cocina una higiene adecuada.

Estéticamente atractivas

El mercado ofrece hoy en día una amplia gama de colores y efectos en este material. Esto permite encontrar un tipo de encimera que se ajuste a la decoración y estilo de nuestra cocina de forma fácil. Entre las más populares destacan los colores neutros, como el negro, el blanco o una amplia gama de grises. Por otro lado, los efectos pueden llegar a ser muy variados, haciendo así posible valorar distintos estilos a la hora de decorar la cocina.