Una victoria más de Viktor Orbán

El partido Fidesz (derecha) del primer ministro Viktor Orbán ha logrado un 48,9% de votos en la votación de listas según los resultados oficiales parciales una vez escrutado el 69,1 % de los votos, según ha publicado la Oficina Nacional Electoral, con lo que obtendría una mayoría de dos tercios en el Parlamento.

El segundo partido más votado ha sido la formación de extrema derecha Movimiento por una Hungría Mejor (Jobbik), que ha logrado un 20% de votos, según los datos oficiales recogidos por la agencia de noticias oficial, MTI.

La tercera fuerza política sería el Partido Socialista de Hungría (MSZP) con un 11,85% de los votos a listas de partido a nivel nacional.

Con estos datos, Fidesz lograría 134 de los 199 escaños de la Asamblea Nacional, seguido de Jobbik, con 27 escaños.

 

Las elecciones de Viktor Orbán carecieron de un “debate político genuino”

 

Las elecciones celebradas este domingo en Hungría carecieron de un “debate político genuino” y se caracterizaron por una “superposición entre los recursos del Estado y los del partido gobernante” Fidesz, han denunciado este lunes los observadores de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Según han destacado en un comunicado, la citada superposición de recursos limitó la capacidad del resto de partidos de “competir en pie de igualdad” en unos comicios en los que el partido del primer ministro, Viktor Orban, ha obtenido una mayoría de dos tercios de los escaños.

Aunque los húngaros contaban con un “amplio abanico de opciones políticas” entre las que elegir, “la retórica intimidatoria y xenófoba, la parcialidad de los medios y la opaca financiación de la campaña limitó el espacio para un genuino debate político, limitando la capacidad de los votantes a realizar una elección plenamente informada”, han considerado los observadores.

Aunque, la gestión técnica de los comicios fue “profesional y transparente”, estos se realizaron en un “clima adverso” después de que en los últimos tiempos se hayan adoptado reformas para limitar el acceso a la información, así como las libertades de prensa y asociación, han añadido.

El jefe de la misión de observación de la ODIHR, Douglas Wake, ha lamentado que los húngaros no dispusieron de la posibilidad de realizar “una elección plenamente informada” a la hora de votar.

“Las medidas sobre financiación pública y límites de gasto, por ejemplo, están en vigor para garantizar igualdad de oportunidades, pero el excesivo gasto del Gobierno en anuncios que amplificó el mensaje de campaña de la coalición gobernante minó la capacidad de los rivales de competir en pie de igualdad”, ha denunciado.

Los observadores de la OSCE también han criticado que la cadena estatal, aunque ha dado espacio a la oposición, ha favorecido “claramente” en sus noticias y editoriales a la coalición gobernante, mientras que en el caso de los medios privados también ha habido parcialidad, bien hacia el Gobierno o hacia la oposición.