Una mujer sudanesa pionera en entrenar un equipo de fútbol

Por primera vez una mujer sudanesa cumple su sueño de pertenecer al mundo de fútbol. Salma al Majidi de 27 años, es entrenadora de un equipo de fútbol masculino en el mundo árabe.

Su pasión por el fútbol desde los 16 años y su interés por las técnicas de juego, hizo que entablara relación con el entrenador de fútbol de su hermano. El preparador convirtió a la joven en su mano derecha, al ver su talento táctico. Poco después, Salma pudo entrenar a dos equipos juveniles (Sub-13 y Sub-16) del Al Hilil, un club de Omdurman.

Un país, donde el fútbol femenino permanecía en la sombra, y una familia tradicional, no fueron inconvenientes para que consiguiera su sueño. La joven ha sido incluida en la lista de las “100 mujeres inspiradoras”, estudio realizado por la BBC. Ella junto a Mounira Ramadan, que arbitraba partidos de fútbol masculinos en los años 1970, son las dos únicas mujeres que han conseguido hacer historia en Sudán. Salma ha sido entrenadora de varios clubs masculinos como Al Nasr, Al Nahda, Nile Halfa o Al Mourada.

Desde la aprobación de la ley islámica en 1983, el fútbol femenino sudanés se ha enfrentado a un reto por ahora insuperable. Seis años después de la implantación de la sharia (ley islámica), el presidente Omar al-Bashir tomó el poder a través de un golpe de estado apoyado por los islamistas, que han desprestigiado este deporte debido al conservadurismo social.

Más visibles ahora que nunca

A pesar de las dificultades, las mujeres son más visibles en el deporte ahora que nunca: de un total de 997 atletas, solo 22 mujeres compitieron por primera vez en los Juegos de 1900 en París. Las Olimpíadas de 2012 en Londres fueron los primeros Juegos en los que compitieron mujeres en todos los deportes del programa Olímpico. En Río, aproximadamente 4.700 mujeres, el 45 por ciento de todos los atletas, representaron a sus países en 306 eventos. Hasta julio de 2016, 22 mujeres son miembros activos del Comité Olímpico Internacional y cuatro mujeres son miembros de la Junta Ejecutiva, según datos de la ONU.