El sumo no es para mujeres #En60”

Según la tradición japonesa, el ring de sumo no es lugar para las mujeres, ni siquiera cuando hay una vida en peligro.

Ryozo Tatami, alcalde de la ciudad de Mizuru, en Kioto, se desplomó mientras daba un discurso en un ring de sumo durante un evento. Varias mujeres se acercaron a socorrerle, pero rápidamente fueron obligadas a abandonar la plataforma, desatando una fuerte polémica. Según la tradición de este deporte, las mujeres tienen prohibido entrar en el ring debido a rituales sintoístas que consideran impura la menstruación femenina. La Asociación de Sumo de Japón emitió un comunicado en el que se recriminaba la actitud del árbitro, tildándola de inapropiada, y se agradecía la iniciativa de las mujeres. El alcalde, con una hemorragia cerebral, fue trasladado a un hospital e intervenido quirúrgicamente.

Este ha sido otro de los muchos incidentes que manchan la imagen de este deporte y ha puesto en evidencia, una vez más, la situación discriminatoria que viven las japonesas.