Condenan a muerte a una pareja árabe por asesinar a su empleada

La pareja de Kuwait, que asesinó a su empleada filipina, ha sido condenada a pena de muerte, suavizando la crisis que provocó el asesinato entre ambos países.

El cuerpo de Joanna Demafelis fue hallado sin vida en el frigorífico de la casa, con signos de tortura, un año después de su desaparición.

El caso motivó al presidente de Filipinas a prohibir que más paisanos acudan en busca de trabajo a Kuwait. En todo el área del Golfo trabajan alrededor de dos millones de filipinos. Muchos de ellos sufren maltrato por parte del régimen árabe. Los patrones les confiscan los pasaportes, les prohíben las vacaciones o el cambio de trabajo y abusan físicamente de sus empleados con impunidad. El Régimen de Derechos Humanos lo califica como auténtica “esclavitud moderna”.

La pareja sirio-libanesa se encuentra en trámites de extradición, mientras se reabre la herida del maltrato que sufren millones de extranjeros pobres en el mundo árabe.