La boda del año es con un árbol

Una mujer de Fort Myers, en la costa suroeste de Florida (EE.UU), se ha casado con un árbol para que no lo talen. Según informan los medios locales se trata de un ficus centenario gigante localizado en un parque público.

Vestida de blanco, con tarta e invitados, la activista Karen decidió poner fin a su lucha contra la deforestación de los bosques de la manera más pacífica posible.

“Lo vi y pensé que deberíamos casarnos con el ficus, como algún tipo de broma, pero la gente me dijo que era una buena idea”.

El mes de diciembre, el departamento de obras públicas del ayuntamiento de Fort Myers, autorizó la tala del árbol, fue entonces cuando residentes del vecindario quisieron frenarlo. Según informa News-Press una persona que está interesada en comprar el terreno preguntó en 2017 a las aturoidades cuál era su responsabilidad si el árbol pudiera caerse encima de una vivienda.

Ahora solo queda esperar para ver si el árbol de Snell Park continuará en su lugar. El ayuntamiento frente a la movilización será quien lo decida.