Tysfjord, el pueblo con el mayor registro de abusos sexuales #En60″

“Nos llamaban prostitutas y mentirosas. A muchas de nosotras incluso nos escupían si tratábamos de hablar de eso” así lo recuerda Nina Inversen, de 49 años, una de las muchas víctimas de abusos sexuales que tuvieron lugar en Tysfjord. En este pueblo noruego solo viven 2.000 personas y constan más de 150 casos de abuso sexual.

Los delitos ocurrieron entre los años 1950 y 2017. Eran sus propios parientes los que llevaban a cabo estos abusos, por lo que Nina vivió la vida familiar en un perpetuo estado de terror. En su adolescencia, ella y sus amigas se confesaban mutuamente las vejaciones que habían sufrido, pero los adultos no las escuchaban.

El abuso sexual es difícil para muchas víctimas, independientemente de su herencia cultural. Iversen, perteneciente a la comunidad índigena Sami, habitantes originarios de Escandinavia, guardó silencio durante casi treinta años por la desconfianza de su comunidad en la policía.

De los 150 casos de abusos sexuales, muy pocos han llegado a los tribunales, porque en muchos casos, ha transcurrido el tiempo límite para realizar un juicio.