Condenas de 30 años de prisión por abortar #En60”

La interrupción del embarazo continúa siendo una práctica ilegal en muchos países. En El Salvador todavía se mantiene una prohibición absoluta. Un ejemplo de ello es la historia de Maira Figueroa, que fue condenada a 30 años de prisión por sufrir un aborto.

Tras cumplir la mitad de su condena, María ha quedado en libertad gracias a la conmutación de su pena. La mujer se quedó embarazada cuando tenía 19 años a causa de una violación. Poco después, sufrió una emergencia obstétrica en la casa en donde trabajaba como empleada doméstica y fue llevada a un hospital. El bebé murió y ella fue acusada de haberse provocado un aborto. La fiscalía la acusó de homicidio agravado y la condenó a 30 años de prisión. Según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, a Figueroa no se le “respetó la presunción de inocencia” y no tuvo una defensa adecuada durante el juicio.

Tras la liberación de Maira, aún quedan en El Salvador 24 mujeres más encarceladas por abortos que fueron calificados como homicidios.