SantaLucía Seguros sienta en el banquillo al periodista que reveló el “caso Nico Ferrando” de discriminación homofóbica

A Nico Ferrando, un joven y exitoso agente de seguros que operaba para la compañía SantaLucía Seguros, lo despidieron después de haber sufrido, según denunció él mismo en los tribunales de Justicia, un auténtico calvario de discriminaciones y humillaciones por su nunca ocultada orientación homosexual.

El caso se hizo público a través de una serie de artículos publicados en la primera etapa de Diario Progresista y firmados por el periodista Perico Echevarría, colaborador habitual de este medio y director de la revista onubense La Mar de Onuba. Las informaciones publicadas por Echevarría, siempre soportadas en testimonios directos y documentos, originó un gran revuelo y malestar en el colectivo LGTBI, que manifestó su solidaridad y apoyo al joven Ferrando, llegando a crear la etiqueta (hashtag) #YoCreoaNicoFerrando, a través de la que recibió el apoyo de destacadas personalidades, entre ellos el fallecido Pedro Zerolo, las diputadas y activistas Carla Antonelli y Ángeles Álvarez y la entonces presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FLGTB), Boti García Rodrigo. Esta última, firmó además, el prólogo del libro Homofobia Seguros, un mundo sin protección, en el que Nico Ferrando relató en primera persona su historia. El libro fue presentado en Madrid por el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra y el responsable del Observatorio contra la Violencia LGTBIfóbica, Rubén López, entre otros.

La respuesta de SantaLucía Seguros fue interponer una querella por injurias y calumnias en los juzgados de lo Penal, que fue admitida a trámite y cuya vista tendrá lugar este jueves, en Madrid. Se da la circunstancia de que con anterioridad, SantaLucía S.A presentó por los referidos artículos una demanda de conciliación contra el director del Diario Progresista, Antonio Miguel Carmona, y contra Perico Echevarría, como paso previo a la interposición de una querella por injurias y calumnias, que se resolvió en marzo de 2015, cuando ambos firmaron un acuerdo transaccional entre las partes por el que los demandados se retractaban de los citados artículos, y SantaLucía renunciaba al ejercicio de acciones contra ellos.

El periodista Perico Echevarría

“Fue el momento más amargo de una carrera profesional en la que llevo más de treinta años, desde que entré como auxiliar de redacción en los informativos de la Cadena Ser antes de cumplir los veinte”, relata Echevarría a IrisPress. “Pero me vi obligado a hacerlo para no perjudicar la candidatura electoral de Carmona, quien se presentaba en aquel entonces como candidato del PSOE en las elecciones municipales de mayo de 2015, y en cuya campaña yo participaba activamente como responsable de su Oficina del Candidato”.

“En todos estos años jamás he pasado por una situación como esta”, dice Perico. “He escrito miles de artículos, he desvelado multitud de historias y nunca nadie ha cuestionado mi trabajo como periodista, y por supuesto, nunca he estado dispuesto a retractarme de una sola línea que haya firmado”, asegura. “Pero aquellas eran unas circunstancias especiales. Si la querella, como ha ocurrido después, hubiese sido admitida a trámite entonces, Carmona, mi jefe y amigo, hubiese llegado a la cita electoral con el marchamo de imputado, y qué duda cabe de que aquello hubiese sido utilizado con saña por la que entonces parecía su principal rival, que no era otra que Esperanza Aguirre. No creo que sea necesario explicar más para entender mi decisión de entonces. En cualquier caso, me gustaría aclarar que cuando acepté, hablé previamente con Nico Ferrando y le expliqué la situación. También asumí el compromiso de que pasadas las elecciones volvería publicar su caso y a explicar lo sucedido. Como quiera que Nico lo entendió y no me puso pegas, actué de aquella forma. Eso sí”, añade el periodista onubense, “nunca más volveré a hacer algo así. No he llegado a ser un periodista prestigioso o famoso, pero tengo mi orgullo profesional como el que más, y aquel fue el episodio más lamentable de toda mi trayectoria en medios de comunicación y gabinetes de prensa”.

Efectivamente, pasadas las elecciones municipales, Perico Echevarría volvió a publicar la historia de acoso laboral homofóbico sufrido por Nico Ferrando, esta vez en su blog personal, Ciudadano Pan, que siguen miles de personas, y como era de esperar, SantaLucía Seguros volvió a presentar una demanda de conciliación, solo que esta vez Echevarría se negó a retractarse de las informaciones publicadas, e incuso amplió hechos que afectan a la compañía sucedidos desde entonces.

Nico Ferrando denunció haber sido despedido después de sufrir acoso homofóbico y humillaciones que pasaban porque su jefe le describiera como “la vedette de la compañía” o cuestionar la “virilidad de sus corbatas”. Además, según confirmaron -de forma verbal y escrita- a Perico Echevarría y este publicó primero en Diario Progresistas y después en Ciudadano Pan, varios de los clientes que habían suscrito pólizas de SantaLucía a través de Ferrando, recibieron inquisitivas llamadas en las que se les preguntó si habían obtenido favores sexuales del joven agente de seguros a cambio de adquirir los diferentes productos de la aseguradora. La extrema situación que llegó a vivir, le llevó a precisar de tratamiento médico hasta que, finalmente, fue despedido de la compañía.

Que su historia, revelada por Perico Echevarría, llegara la opinión pública no gustó nada a SantaLucía Seguros, que definitivamente decidió “matar al mensajero” y presentar la querella por injurias y calumnias por las que el periodista se sentará en el banquillo este jueves. Se juzga, en su persona, la Libertad de Prensa.